Juicio por el crimen de Báez Sosa: dos rugbiers pidieron declarar

Se trata de Lucas Pertossi y Blas Cinalli. El primero narró como fueron las horas previas al ataque. El segundo aseguró que no tocó a Fernando Báez Sosa.

Lucas Pertossi Y Blas Cinalli pidieron declarar en la última jornada de audiencias por el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa.

Lucas Pertossi y Blas Cinalli pidieron declarar en la última jornada de audiencias por el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa. Se trata de dos de los 8 acusados en el proceso que se lleva adelante en Dolores.

Luego de retomar un cuarto intermedio, Lucas Pertossi habló sobre cómo fue el día en la playa previo al ataque. “Quiero aclarar lo que pasó”, dijo. Detrás de su declaración fue el turno de Blas Cinalli quien lanzó: “Nunca le pegué a Fernando Báez Sosa”.

La declaración de Lucas Pertossi

Ante el tribunal, Lucas Pertossi aseguró que “en ningún momento” tuvo “intención de matar a nadie” y que no le pegó a la víctima, tras pedir declarar en el marco del juicio por el crimen.

“Siento mucha pena por todo lo que pasó, quiero aclarar que yo en ningún momento le pegué a Fernando Báez Sosa, en ningún momento lo toqué ni participé en un plan para matar a nadie”, dijo el acusado ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1.

Qué dijo Blas Cinalli

A su turno, Blas Cinalli aseguró que “todo lo que pasó fue una tragedia terrible”, que “no hubo ningún plan” y que “en ningún momento” le pegó a la víctima, al solicitar declarar en el juicio.

“Quiero empezar diciendo que lamento mucho todo lo que pasó, fue una tragedia terrible, falleció un chico de mi misma edad. No hubo ningún plan. No hubo planificación. No hubo ningún rol”, dijo ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1.

Por otro lado afirmó que “en ningún momento” le pegó a Báez Sosa y luego dijo: “Supongo que con quien tuve en el encuentro dentro del boliche no sé, capaz fue él. En ningún momento le pegué, veo que dicen que él tenía ADN mío en la uña del dedo meñique”, y justificó la presencia de ADN en el cuerpo de Fernando por un enfrentamiento dentro de Le Brique.

Después de relatar su versión de los hechos, Cinalli pidió que mostraran un video con una recopilación de entrevistas a Fernando Burlando, representante legal de la familia Báez Sosa. En el resumen se podía ver al abogado refiriéndose a los rugbiers como “hijos de puta”, “cobardes”, “energúmenos”, “residuos escatológicos”, “cagones, “mierda”.

Una vez finalizado el video se defendió: “Eso es lo que viví en tres años. Una falta de respeto, no solo para mi madre, sino para todos los imputados. No le voy responder preguntas al particular damnificado. A la fiscalía voy a responder solo lo que se vincule a mí”, afirmó y rechazó contestar cualquier pregunta de la querella.

Luego respondió preguntas de la fiscalía pero señaló que no participó de la pelea y no quiso apuntar contra ninguno de los otros acusados.

Ya declararon cinco de los acusados

Previo a las dos declaraciones de Cinalli y Pertossi en la última jornada de audiencias, a lo largo de la semana ya habían hablado ante el tribunal tres de los acusados.

La semana pasada, el primero en romper el silencio fue Luciano Pertossi, primo de Lucas, quien pidió la palabra para aclarar que la persona que se veía en los videos que estaban proyectando durante la declaración de uno de los peritos no era él.

“Quiero aclarara algo, ¿lo hago? Yo no estaba ahí”, aseguró. “¿Dónde estaba?”, preguntaron los fiscales. Pertossi replicó: “No te voy a responder”. Esta fue la única participación de Pertossi en el juicio.

Sin embargo, este lunes, Máximo Thomsen, uno de los más apuntados por los testigos, decidió declarar luego de quebrarse escuchando el testimonio de su madre. Habló por casi una hora y contó detalladamente cómo vivió la noche del 18 de enero de 2020.

“Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Nunca”, aseguró. También agregó: “Escucho que yo organicé y soy líder, me metí a pelear porque vi que era una persona contra muchas. No vi si había uno o más amigos “. Admitió que “tiró una o dos patadas” cuando se involucró en el conflicto.

Por último, al comienzo de la jornada del martes, Ciro Pertossi pidió la palabra y afirmó: “El chico que se ve, quiero aclarar que esa patada no la doy… cuando veo al chico (por Fernando Baez Sosa) en el piso la freno”.

Declaró uno de los peritos de la defensa

Comenzó la audiencia con el testimonio del médico Juan José Fenoglio. Es perito por parte de la defensa. Para empezar, cuestionó la autopsia realizada por el médico Diego Duarte en el Hospital de Pinamar. “Leyendo el informe de autopsia, nos encontramos con algunas cosas que no coincidían con lo que nosotros pensamos”, dijo.

Y comenzó a detallar sus críticas: “En los casos de traumatismo de cráneo, por accidente o estas circunstancias, es raro que se produzca la muerte en el lugar del hecho. Generalmente, los pacientes con este tipo de traumatismo llegan al hospital”.

Y explicó que “el cráneo es una unidad cerrada que protege muy bien al cerebro” y que, por lo tanto, “por más que el cerebro deje de funcionar por cualquier causa, el corazón sigue funcionando normalmente porque no depende de la función cerebral. Lo que puede pasar es que cambie la frecuencia cardíaca, que baje, pero no que se llegue a un paro cardíaco”.

“No creo que haya muerto en el lugar”, dijo otro de los peritos de la defensa

Jorge Rodolfo Velich, otro de los peritos de la defensa, sostuvo que “no quedaron claras, en la autopsia, qué lesiones” inician su cuadro traumático hacia la muerte. Y afirmó que el escrito de la autopsia “da vergüenza ajena”.

“No creo que haya muerto en el lugar, sí que ya estaba inconsciente, sí que podría haber entrado en estado perimortem”, dijo el perito. En ese mismo sentido, preguntó para qué lo trasladaron si ya había muerto en el lugar.

FuenteÁmbito Financiero
Compartir