Respaldo de legisladores del FdT Chaco a Cristina: “No a la judicialización de la política y a la politización de la justicia”

“La división de poderes se encuentra jaqueada por una serie de factores que conmueven los cimientos de la democracia y lesionan las virtudes republicanas”, aseguraron los diputados del Interbloque del Frente de Todos (FdT) Chaco en apoyo a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y en repudio al fallo del Tribunal Oral Federal 2 que condenó a la exmandataria a 6 años de prisión e inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos.

Legisladores del Interbloque del Frente de Todos Chaco respaldaron a CFK.

El documento lleva las firmas de Élida Cuesta, Atlanto Honcheruk, Rodrigo Ocampo, Mariela Quirós, Claudia Panzardi, Tere Cubells, Elba Gricelda Ojeda, Paola Benítez, Elda Insaurralde, Jessica Ayala, Andrea Charole, Hugo Sager, Juan Carlos Ayala, Juan José Bergia, Rodolfo Schwartz, Nicolás Slimel y Roberto Acosta. Los legisladores expresaron “su preocupación sobre el grado de vulneración de la Democracia y el Estado de Derecho en la Argentina, a partir de este nuevo capítulo de lawfare sobre la figura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”.

Manifestaron además que, “la inminencia de un fallo que consolida la inhabilitación de la principal figura del Frente de Todos, bajo supuestas pruebas que carecen de todo sustento legal y constituyen una maniobra judicial con alto montaje mediático, impulsado por el Grupo Clarín y articulado por dirigentes de origen macrista”.

Activismo judicial

En el documento, señalan que:

“La división de poderes se encuentra jaqueada por una serie de factores que conmueven los cimientos de la democracia y lesionan las virtudes republicanas. Las reiteradas absoluciones a CFK no fueron impedimento para insistir en la figura de fraude en la administración de la cosa pública sobre sus gestiones entre 2007 a 2011 y 2011 a 2015.

El “activismo judicial” se traduce en un accionar mafioso, sopena el último evento en Lago Escondido con presencia de Julián Ercolini (Juzgado Federal 10), Pablo Yadarola (Penal Económico 2), Pablo Cayssials (Contencioso Administrativo 9), Carlos Mahiques (sala II de Casación Penal), el ministro de Seguridad y Justicia porteño Marcelo D’Alessandro -propietario de la línea- y el procurador de CABA Juan Batista Mahiques, bajo la plena impunidad y completa cobertura comunicacional, para operar a plena luz del día y negociar en la quinta de Lewis, con lamentables parecidos a viejas prácticas en tiempos oscuros de la dictadura.

Hace menos de 4 meses lamentamos el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner, operación montada por un grupo político que diseño su asesinato con financiamiento y logística del grupo Caputo – Macri. Pero esto tampoco es motivo de preocupación para la Justicia, Comodoro Py o Casación, estamos en manos agentes y administradores de justicia basado en las peores prácticas institucionales.

Los mismos que no piden pruebas o explicaciones sobre la megadeuda con el FMI, el espionaje Macrista, la muerte de Santiago Maldonado o los cuerpos del Ara San Juan.

Para Mauricio Macri y Juntos por el Cambio hay blindaje e impunidad, y para Cristina, el Frente de Todos, el movimiento peronista o los sindicatos hay persecución, balas y ataques jurídicos.

Estamos frente a un nuevo paradigma: el Poder Judicial puede funcionar como Partido Judicial.

Esta paradoja se verifica desde un doble registro: la judicialización de la política y la politización de la justicia.

En estos días nos enfrentamos a la posibilidad de que un tribunal emita un trascendental fallo sin pruebas y ante el absurdo de pensar que una gestión de gobierno puede ser considerada una “asociación ilícita”.

Compartir