Presupuesto 2023 e inflación: el FMI avalaría “cláusula gatillo” pedida por la oposición

Una de las condiciones que la oposición de Juntos por el Cambio le planteó al equipo económico para avalar el proyecto de Presupuesto 2023 en Diputados recibió en las últimas horas el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La posibilidad de incluir una “cláusula gatillo” sobre la evolución de la inflación en el próximo ejercicio, para que ante la eventualidad (bastante probable) que el incremento de los precios supere el 60% pronosticado por el Palacio de Hacienda la variable sea actualizada, recibiría el visto bueno por parte de Washington.

Siempre que, luego, el resto de los indicadores que dependen de ese porcentaje (especialmente la recaudación), también se indexe en el mismo nivel. Fuera de esta cláusula, el equipo técnico que fiscaliza habitualmente los números y porcentajes del Facilidades Extendidas, no podría mayores trabas para que esta especie de “cláusula gatillo” se incluya en el Presupuesto 2023.

Para el FMI, además, entusiasma la posibilidad de avalar una alternativa para acercar posiciones económicas y políticas entre el Gobierno (más específicamente el ministerio de Economía) y la oposición para que haya Presupuesto durante el próximo ejercicio. Más si dentro de esa ley se incluyen todos los lineamientos que figuran en el Facilidades Extendidas. Especialmente el déficit primario base caja de 1,9% del PBI comprometido ante el organismo financiero internacional para 2023.

Lo que todos saben en Buenos Aires, tanto en el oficialismo como la oposición, es que el organismo que dirige Kristalina Georgieva dejó en claro que no se aceptará una renegociación de las metas planteadas en el acuerdo vigente y que, en todo caso, lo que deberá tener en cuenta el Palacio de Hacienda es la manera de armonizar y articular el resto de las variables macroeconómicas para el año próximo, con el norte de las metas ya fijadas en el programa. Al menos no durante 2022.

Recién a comienzos de 2023, y si Argentina mostrara mucha buena voluntad en lograr las metas pero por algún motivo (como la invasión de Rusia a Ucrania) algunas no se terminaran de cumplir, podría negociarse un waiver (perdón o desvío).

Todo esto se conversará en Washington, durante la asamblea de otoño (boreal) del FMI que en conjunto con el Banco Mundial el organismo organizará entre el 10 y el 16 de este mes; y a donde Sergio Massa concurrirá con Gabriel Rubinstein y todo el equipo económico. Y donde se promete cerrar las negociaciones con el Fondo para todo el resto de 2022.

Esto incluye la aprobación de las cuentas del tercer trimestre del año, y avanzar la misión que debería concretarse entre noviembre y diciembre. Y, si se puede, cerrar también la políticamente incómoda misión que tendría que concretarse entre febrero y marzo del próximo año. La intención de Massa, conociendo la polémica que generaría la circulación del personal técnico del FMI por Buenos Aires en medio de un año electoral, es que continúe la práctica de contactos mixtos virtuales y personales sólo en Estados Unidos.

Esta fue la practica inaugurada por Martín Guzmán para la metodología de inspecciones para el primer semestre, y la idea es continuarla todo lo que se pueda.

VIAambito.com
Compartir