Usurpaciones en el interior: “Es un proceso a revertir muy complejo que necesita firmeza”

El presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Viviendas (IPDUV), Diego Arévalo, en diálogo con RADIO CIUDAD analizó la situación de la usurpación de viviendas y advirtió que se trata de “un proceso a revertir muy complejo”, habló de las zonas más conflictivas y de los casos que se mantiene activos aún sin resolución.

Diego Arévalo, presidente del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (IPDUV).

El titular del IPDUV reconoció que existen reiterados casos de usurpación, que en su gran mayoría están vinculadas a comunidades originarias y ocurren en el norte de la provincia, en “algunas zonas de conflicto que son las históricamente más complicadas”.

“El proceso a revertir es muy complejo, pero sin dudas necesita mucha firmeza, mucha condición”, sostuvo Arévalo y apuntó a que la problemática afecta a “un conjunto de variables, desde la inversión privada y la seguridad jurídica hasta la gente que está haciendo las cosas bien, inscribiéndose y esperando el sorteo público, y que ve arrebatado su sueño y la posibilidad de progresar en su propia localidad”.

En cuanto a los casos de ocupación activos en la provincia, el presidente del Instituto de Viviendas enumeró: “Tuvimos tres usurpaciones en Miraflores, una que aún continúa; una segunda ocupación sobre viviendas en Pampa del Indio, que todavía está activa; hace muy poquitos días, entre un 10 y un 15 % de obra, 46 viviendas en Villa Río Bermejito, es otra de las ocupaciones que está vigente”.

“Para nosotros, que nos dedicamos a ejecutar viviendas, es un problema porque no podemos avanzar y nos lleva mucho tiempo. En el caso de Miraflores, judicialmente, el proceso de liberación nos tardó un año, desde la denuncia hasta la orden de desalojo. Con lo que cualquier proceso de construcción queda trunco o a medio camino”, se lamentó.

Reactivación de obras

Port otra parte, Arévalo destacó el proceso de reactivación de viviendas que ejecuta la Provincia junto con la Nación: “Desde agosto de este año, llevamos 6.182 viviendas activas en toda la provincia, parte de los compromisos federales que el Gobierno nacional hace con las provincias. El Gobierno viene cumpliendo con ese compromiso y nosotros con las comunidades”.

Marcó además que, a diferencia de cómo se desarrollan los planes de viviendas en otras provincias, en Chaco se tiene un “despliegue territorial prácticamente en los 69 municipios; 60 municipios tienen hoy un plan de viviendas vigente, reactivado o licitado”.

En cuanto a las obras que estuvieron paralizadas, el funcionario provincial señaló que en muchos casos se comenzó de nuevo “porque tienen toda una historia desde el punto de vista administrativo y legal; el propio paso del tiempo, el uso, el vandalismo han afectado las obras y la calidad de lo que se estaba construyendo”.

En ese sentido, remarcó que en el organismo están “enfocados en alcanzar muchas obras para entregar este año y principios del año que viene” y señaló que “el proceso de construcción de viviendas es de un plazo promedio de entre 10 a 12 meses, así que empezamos a cosechar parte del trabajo que venimos haciendo una vez que se levantaron las restricciones de la pandemia.

Ex pediátrico

Consultado sobre el avance de la obra urbanística en el predio del ex hospital Pediátrico, que contará con un complejo de departamentos, cocheras, locales comerciales y una plaza pública, Arévalo informó que el proceso de demolición está a “mitad de camino”, ya que resta completar el trámite para el permiso de obra municipal.

Confirmó además que “todavía no hay apertura de inscripción, va a tardar un poco” y aclaró que “todos los desarrollos inmobiliarios de Procrear, las reglas, las condiciones y los tiempos lo habilita directamente el Procrear a través de su web y de su definición del Ministerio de Desarrollo y Hábitat de Nación”.

Compartir