Con 57 millones de sufragios, Lula rompe récord de votos en una primera vuelta en Brasil

A pesar de la catarata de votos, Lula no logró evitar la segunda vuelta electoral por poco y Brasil definirá su próximo presidente el 30 de octubre. En Brasil, nunca el candidato que salió segundo en la primera vuelta logró revertir la situación en la segunda vuelta.

Lula da Silva.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva obtuvo ayer el récord histórico de votos para un candidato en una primera vuelta de las elecciones de Brasil, 57 millones de votos que le permitieron vencer al presidente Jair Bolsonaro en 14 de los 27 estados del país.

Según los resultados definitivos emitidos, Lula consiguió en la primera vuelta de ayer 25 millones de votos más que los obtenidos por su Partido de los Trabajadores (PT) en la elección presidencial de 2018, en la que Bolsonaro derrotó al candidato petista Fernando Haddad en segunda vuelta.

Según los datos del Tribunal Superior Electoral, el domingo el presidente recibió 51 millones de votos y ganó en 12 estados y en la capital federal, Brasilia.

El resultado final de los dos clasificados para el balotaje con el 99,99% escrutado, fue Lula, con 48,43% contra 43,20% de Bolsonaro, más de cinco puntos de diferencia.

Los comicios marcaron la primera vez que un candidato opositor vence a un presidente en ejercicio en busca de la reelección.

Ello no ocurrió en 1998 con Fernando Henrique Cardoso, con Lula en 2006 ni con Dilma Rousseff en 2014, que lograron reelegirse.

En Brasil, nunca el candidato que salió segundo en la primera vuelta logró revertir la situación en la segunda vuelta.

Bolsonaro tuvo el domingo el segundo mejor desempeño de la historia para un primer turno con 51 millones de votos, detrás del récord de Lula.

Además, el actual presidente de Brasil tuvo un mejor desempeño que en 2018, ya que en la primera vuelta de ayer logró 1,7 millones de votos más que hace cuatro años.

El récord de Lula de ser el campeón de votos de la primera vuelta de la historia democrática brasileña, desde 1989, va de la mano con la disminución de los votos blancos y anulados registrados el domingo en la primera vuelta.

Este año los votos en blanco y anulados fueron el 4,41%, el menor registro desde 1994, con una abstención del 20,3%.

 

VIAminutouno.com
Compartir