Córdoba: San Miguel de los Ríos, tesoro natural en el corazón de Yacanto

Este lugar atesora algo que pocas metrópolis del mundo tienen: a poca distancia de su capital, los paisajes naturales son incomparables. Por la inmensidad en sus arboledas, en Yacanto se respira tranquilidad. A poco más de una hora de viaje en auto, se recorren 122 kilómetros desde la capital de la provincia por RP5. A los visitantes los reciben algarrobos blancos y negros, talas y piquillines. Este rincón al suroeste del Valle de Calamuchita es el hogar elegido por muchas especies autóctonas de flora.

Aún cuesta despojarse de la sensación de encierro que nos agobió en pandemia. El turismo de cercanía y al aire libre sigue ocupando el primer puesto en mis preferencias de hoy.
Decidimos continuar unos pocos kilómetros más, exactamente 8km por camino de tierra para llegar a San Miguel de los Ríos.

Me gana la ansiedad por poder contar prontamente lo que veo, pero les aseguro que no es fácil. El río Tabaquillo, de agua brillante y dorada, la identidad jesuita que atraviesa todo rincón de la provincia y las arboledas frondosas agradecidas de esta tierra me dejan sin palabras.

Y allá, como fondo inconfundible que contiene tanta belleza, están las Sierras Grandes con el Champaquí. Todas las opciones valen para disfrutar en San Miguel: trekking, ciclismo, cabalgatas y hasta pesca deportiva.

Ya saben, la gastronomía es una parada obligada y una de las maneras más genuinas de conocer un lugar. Para mi sorpresa, el recomendado justo en este lugar llegó de la mano de un viñedo. A 1.100 metros sobre el nivel del mar, Juana Urbana es un viñedo joven de producción artesanal familiar.

Algunas construcciones de adobe que quedaron en sus tierras, vestigios de la Estancia Jesuítica San Ignacio, le dan identidad a este lugar que produce cepas malbec, petit verdot y cabernet franc. Entre sonrisas y brindis de vinos locales, las verduras asadas acompañando un corte de carne clásico al rescoldo completaron una mesa invadida por el sol que entraba por la ventana.

San Miguel de los Ríos es un pequeño gran tesoro en el corazón de Yacanto. Refugio para apropiarse de la naturaleza y descansar.