Hay acuerdo entre Argentina y el FMI y queda a la espera de la firma del Directorio

El ministro de Economía, Sergio Massa, se reunió a secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, y su asesor David Lipton. Más tarde, mantuvo un encuentro con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, cerrando un nuevo acuerdo. El directorio del organismo deberá ahora evaluarlo para su aprobación final, y recién allí se activaría el desembolso de unos u$s 4000 millones para las reservas del BCRA.

El Fondo Monetario Internacional cerró un nuevo acuerdo con Argentina luego de la reunión entre el ministro de Economía, Sergio Massa, con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, en la ciudad de Washington.

La reunión concluyó con un “staff agreement” – un documento final entre las partes – que marcará las posiciones de ambos lados y las proyecciones del cumplimiento del programa de la Argentina con el FMI que utilizará el directorio para discutir la aprobación del próximo desembolso por US$ 4.100 millones, que sería en los próximos días.

Esto significa una buena noticia para Argentina teniendo en cuenta las negociaciones entre el FMI y el equipo económico que acompaña a Sergio Massa sobre las cláusulas y metas a corto plazo. “El equipo argentino viajó a Estados Unidos a explicar cuál es el programa económico que comenzó a aplicar Massa como ministro”, explicó el periodista Julián Guarino en C5N.

El ministro Sergio Massa con la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen.

Ahora será el propio staff del FMI el que deberá elevarlo, burocracia mediante, al directorio del organismo para su aprobación final. Recién allí se activaría el desembolso de unos u$s 4000 millones para las reservas del BCRA. No obstante, prácticamente la mitad volvería como repago al organismo de inmediato.

Al margen del comunicado, que debe analizarse palabra por palabra – y donde todo el equipo económico buscó terciar -, la aceptación de las metas de la segunda revisión también deriva, necesariamente, en un derrotero y guía de lo pautado con el FMI para el tercer trimestre del año y su futura revisión. En síntesis, no sólo se aprueba el segundo trimestre, sino que se negocian las metas parciales que deben cumplirse en el tercero. El denominado “forward looking” es el que trae más tensión en el equipo argentino.

La raíz de este malestar es la “contabilidad creativa” que le reconocen a Martín Guzmán justo antes de salir del gobierno y la rigurosidad que mostró el FMI en estas últimas horas. De aquí decanta que no habría margen para cualquier intento de modificación de alguna de las condiciones prestablecidas, algo que el propio gobierno argentino sostuvo que no solicitó.

En los próximos días, el Gobierno presentará el proyecto de ley de Presupuesto 2023, el cual posee muchos componentes que dependen del acuerdo con el FMI.

VIAminutouno.com/ambito.com
Compartir