Condenaron a prisión perpetua al femicida de una enfermera de hospital de Santa Fe

Un hombre de 51 años fue condenado hoy en los Tribunales de Santa Fe a la pena de prisión perpetua tras ser hallado culpable del femicidio de su expareja, la enfermera Cecilia Burgadt, de 42 años, a quien mató a golpes en septiembre de 2019, informaron voceros judiciales.

Se trata de Sebastián Maschio, a quien los jueces Gustavo Urdiales, Leandro Lazzarini y Pablo Ruíz Staiger condenaron en un fallo unánime a la pena de prisión perpetua por los delitos de homicidio calificado por el vínculo, por ensañamiento y por haber sido perpetrado en un contexto de violencia de género.

Además, el Tribunal consideró como agravante que el asesinato fue cometido para asegurar los resultados de otro delito y lograr impunidad, ya que Maschio intentó estafar a la víctima para apropiarse de un automóvil.

El fiscal Andrés Marchi, quien investigó el caso junto a su colega Ana Laura Gioria, se manifestó “conforme con la sentencia” y, aunque aguardará a conocer los considerandos para evaluar cuál fue la valoración que realizó el Tribunal, dijo que era lo que pretendían en cuanto a la pena.

“El triple agravante refiere a que había un vínculo previo de pareja de características informales que había cesado en el momento del crimen, que la conducta de Maschio fue destinada a encubrir un hecho delictivo en curso, que era la pretensión de apoderarse del vehículo, y además ha tenido por acreditado el contexto de género”, enumeró el fiscal.

Marchi contó que “el viernes 13 de septiembre de 2019 María Cecilia y el acusado, hoy condenado, habían quedado en encontrarse para que Maschio le entregara un vehículo que había adquirido previamente la mujer y que él, en teoría, iba a arreglar”.

“Ese encuentro se da en las puertas del hospital Cullen, de ahí el imputado traslada a la víctima hacia un domicilio que queda en el norte de la ciudad, en calle 4 de Enero, y entendemos que poco después de las 2 de la tarde él la ataca con una extrema violencia, la autopsia reflejó numerosas heridas”, añadió.

El fiscal dijo que Maschio la atacó con un martillo, la pata de una cama y trozos de mosaico y mármol, objetos en los que se hallaron huellas hemáticas.

“Luego, el imputado desplegó una serie de acciones tendientes a encubrir lo que había hecho, limpió el lugar, modificó la escena e inclusive tocó, manipuló y ocultó el cuerpo de la víctima”, añadió.

En ese sentido, Marchi destacó “la valentía de las hijas de María Cecilia, que dieron con el lugar donde él lo tenía oculto (el cadáver)”, que fue hallado en la tarde del sábado, con lo cual “se interrumpió el plan que él tenía previsto” para descartarlo.

La Fiscalía aportó pruebas de ADN, de ubicación a través de las antenas de telefonía celular y declaraciones testimoniales.

A Maschio se le encontró el auto de Burgadt, un Volkswagen Gol que ella había adquirido y que él se quedó con la excusa de repararlo y “hasta pretendió registrarlo a su nombre”.

La investigación se inició el viernes 13 de septiembre, cuando una de las hijas de la víctima, de 17 años, se presentó en la comisaría 14 de la ciudad de San José del Rincón junto a la pareja actual de Burgadt para denunciar su desaparición.

El femicida fue detenido el sábado por la madrugada, cuando todavía no se conocía el crimen, ya que no pudo explicar la razón de estar en posesión del automóvil de Burgadt.

Maschio fue representado por el abogado Javier Casco, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal (SPPDP), quien pidió su absolución.

FuenteTélam
Compartir