La sede de la CGT, patrimonio histórico y cultural del Chaco: “Son valores de lucha, de convicción que trasladan en el tiempo”

Por unanimidad, la Legislatura provincial sancionó la declaración, como patrimonio histórico y cultural del Chaco, de la sede de la CGT ubicada en Güemes 68 de la ciudad de Resistencia. Un proyecto de ley del diputado mandato cumplido, Enrique Paredes, histórico dirigente de la central obrera, y del diputado justicialista y recientemente electo titular de las 62 Organizaciones Peronistas, Nicolás Slimel.

La sede de la CGT en Resistencia fue declarada patrimonio histórico y cultural.

 

El diputado Nicolás Slimel destacó la iniciativa de declarar el espacio como patrimonio histórico y cultural, el que cobijó “a tantos secretarios generales, pero por supuesto a todos los reclamos legítimos que han surgido y se han forjado en esas paredes que hoy tiene nuestra delegación de la Confederación General del Trabajo”.

Remarcó que para los trabajadores y en particular para los más de 80 gremios que conforman la central trabajadora, el edificio donde tiene asiento la filial Chaco es testimonio de innumerables logros gestionados a través de las luchas que de manera incansable llevan adelante aquellos que defienden los principios constitucionales instituidos en el art. 14 y 14 bis de nuestra Constitución Nacional”.

Destacó la figura del primer gobernador constitucional, Felipe Gallardo, “un indiscutible político que nació de extracción sindical, del que podemos afirmar que antes de ser político fue sindicalista y es un orgullo que llevamos los dirigentes sindicales”. “Llevó los designios de nuestra provincia en su primer mandato como gobernador sin olvidar jamás que salió del seno de los trabajadores. Tan así, que cuando participó en la sanción, en julio del 51, de la ley de provincialización del Chaco, Felipe Gallardo, en la asamblea constituyente de ese mismo año, junto a la dirigencia sindical, mantuvo no solo presencia en esa convención sino también que tuvo la picardía de hacer llamar a los convencionales obreros de esa época, diferenciándose de los políticos. Todos pertenecían al mismo partido pero había una identidad que estaba arraigada al movimiento obrero y era importante para él hacer esa diferenciación”.

“Esa preminencia gremial se ha definido en todo este proceso de provincialización del Chaco, también durante su primer gobierno constitucional”, destacó y añadió que, entre los lazos que se forjaron durante ese proceso, “también fue ese edificio”. “Cuando fue gobernador, Don Felipe continuó concurriendo regularmente a la CGT”, apuntó.

“Con esta breve reseña queremos destacar el valor que tiene este inmueble que nosotros queremos declarar hoy patrimonio del Chaco. Son valores de lucha, de convicción que trasladan en el tiempo. Sigue siendo un edificio emblemático para toda la sociedad”, recalcó.

Destacó el rol de a dirigencia que también logró que el edificio hoy pertenezca a la CGT, como Julio Lorenzo, para la escrituración de traslado del edificio de la familia Feldman, lo que se termina por cumplir, “como promesa de vida que había hecho Moisés Feldman”, el 24 de abril de 2007. Y ya por 2015, con la restauración del edificio durante la gestión de Jorge Capitanich como gobernador.

 

Compartir