Charole expresó su preocupación por la grave situación existente con la comunidad Originaria en Miraflores

La legisladora provincial, Andrea Charole, expresó su preocupación por un conflicto que se prolonga en el tiempo como lo es el pedido para que se les restituyan las 10 mil hectáreas de tierras que están dentro de ejido municipal y donde muchas familias las habitan desde hace muchos años. "Tanto los hermanos indígenas y criollos tienen derechos a sus tierras y el Estado debe estar presente para garantizarlo", precisó.

En ese sentido, apuntó que cada tanto se producen serios conflictos, por lo que, “ante esta situación tan delicada, todos los poderes del Estado deben armar una mesa de diálogo y llegar a la tan ansiada paz social”.

“Debemos levantar la mirada hacia las futuras generaciones para el pueblo de Miraflores, debemos poner los intereses por debajo de la paz social, pregonando al diálogo para alcanzar una solución definitiva ante estos conflictos, que nada bien hace para la construcción de una sociedad sana para nuestros hijos”, sostuvo Charole.

Iniciativa en la Legislatura

En este contexto, la diputada provincial expresó su preocupación a través del proyecto de Resolución N°2209/2022 presentado recientemente ante la legislatura provincial.

En la iniciativa mencionada, Charole solicita al Poder Ejecutivo de la Provincia del Chaco, ”la creación de la Mesa Interestado, conformada por los tres Poderes que constituyen nuestro sistema de gobierno – Ejecutivo, Legislativo y Judicial -, para la intervención y solución del conflicto existente en la localidad de Miraflores entre los Pueblos Originarios y la Comunidad Criolla, por cuanto éstos últimos están despojando la propiedad de las tierras de la Reserva Indígena a sus propios dueños. Su único objetivo será el abordaje territorial del problema intentando restablecer la paz social”.

En sus fundamentos, sostiene que, ”es de público conocimiento el hecho acaecido el día domingo 25 de Julio del presente año, en donde se produjeron actos de intimidación y violencia contra un grupo de indígenas, referentes y luchadores de la causa. Las cuales tenían por fin del despojo de sus tierras”.

Revelando que, ”pasadas las 23:00 horas de la fecha mencionada precedentemente, un grupo de criollos arremetieron contra el señor Yorki Florentin y otros compañeros y referentes indígenas, provocándoles graves heridas como resultados de los actos de violencia, con el único fin de desalojarlos de las tierras que ocupan hace mucho tiempo. Paradójicamente son de propiedad de éstos hermanos por pertenecer a la Reserva Indígena”.

”El reclamo de la propiedad indígena es histórico, tenemos muchos antecedentes de la ocupación y el derecho reconocido de estas tierras a nuestros hermanos. Dentro de las 10.000 hectáreas reclamadas por las Comunidades Indígenas, existen propiedades privadas de familias criollas, tanto urbanas como rurales que las han adquirido del Estado”, agregó.

”Por todo lo expuesto, tenemos fundadas razones que hacen a la veracidad de la ocupación y pertenencia en propiedad de la Reserva a las familias indígenas que viven en dicho lugar, y la prohibición legal de cualquier tipo de atropello, violación o despojo de sus tierras”, advirtió Andrea Charole.

Compartir