Fuerte impacto tuvo la reducción de servicios de colectivos urbanos en Corrientes

Pasada las 22 horas de este miércoles, los pasajeros demorados esperaban en vano la llegada de colectivos en las paradas céntricas. Desde ese momento se cumplió con contundencia la protesta convocada por la Federación Argentina de Transporte Automotor de Pasajeros (FATAP), en reclamo de más equidad en la distribución de subsidios para que se corrija la actual asimetría entre las empresas del interior y del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La protesta de los empresarios del transporte de colectivos se sintió en todas las ciudades del interior y es un llamado de atención para el Gobierno nacional que, hasta ahora, responde a cuentagotas con el envío de subsidios para afrontar el pago de salarios y la primera cuota del aguinaldo que aseguran, no están en condiciones de afrontar si no se les giran esos fondos.

La FATAP pide que el Gobierno nacional aporte 6.500 millones de pesos por mes, que deberían ser cancelados por lo menos el 4 de julio para poder cumplir con las erogaciones salariales, en los términos de los acuerdos paritarios que equiparan sueldos de los choferes del interior con los que perciben los conductores del AMBA. Los empresarios también condicionaron el pago de los sueldos a esos envíos.

Desde la entidad empresaria también destacaron que el Gobierno sólo decidió disponer de un fondo de $38.000 millones para el año 2022 a pesar de que hay un dictamen favorable de las comisiones de Transporte y Presupuesto y Hacienda de la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de la Nación en asignar al sector $59.500 millones por el mismo período.

El reclamo también tiene que ver con la mirada centralista con la que se disponen las asignaciones de los subsidios, ya que para los colectivos que prestan servicios entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense se destinan 1.400.000 pesos por mes por cada unidad y para las empresas que prestan el servicio en todas las demás jurisdicciones sólo se les envía la exigua cantidad de 350.000 pesos por cada colectivo.

Esto hace, según explicó Gerardo Ingaramo, presidente de la FATAP, que en el AMBA el boleto de colectivo tenga un precio de 18 pesos y en el resto del país un boleto puede costar hasta $70.

Asimismo los empresarios destacaron que la escasez en la provisión de gasoil no sólo genera dificultades para movilizar los colectivos, si no también que terminan pagando hasta 70 pesos más caro que lo que abonan las empresas del AMBA, ya que en las provincias del Norte el precio subió hasta los $250 y eso torna imposible afrontar los costos de funcionamiento.

Mientras reclamaban más diálogo con el Ministerio de Transporte, anoche los pasajeros esperaban en vano el colectivo.

VIAdiarioepoca.com
Compartir