La reestructuración de la deuda privada permitió ahorrar más de US$ 26.600 millones

El BCRA afirmó que la reestructuración de deuda del sector privado impulsada por las regulaciones cambiarias permitieron ahorrar US$ 26.635 millones en pagos que hubieran tenido que hacerse desde 2020 en adelante, a la vez que se evitó una crisis generalizada de impagos de las empresas y el quebranto de muchas de ellas.

Banco Central de la República Argentina

La autoridad monetaria indicó que las regulaciones cambiarias desde 2020 evitaron pagos de deuda con impacto en el mercado cambiario por US$ 26.635 millones, US$ 12.756 millones por toda la deuda con empresas vinculadas y US$ 13.889 millones por reestructuraciones de vencimientos de deuda con no relacionadas.

“De un total de obligaciones exigibles en el período por USD 32.000 millones se pagaron USD 5.367 millones, 17% del total”, aseguró en un informe publicado esta tarde.

A su vez, destacó que las regulaciones no solo buscaron ahorrar un considerable volumen de divisas sino preservar la continuidad de las empresas ya que “de haber cerrado el acceso al mercado oficial de cambios las hubiese llevado en algunos casos a una situación de quebranto, imposibilitando el acceso al crédito para la refinanciación y exponiéndose a compras hostiles” a precios muy bajos que hubiera “abierto un proceso de extranjerización del aparato productivo”

Esta situación hubiera afectado “principalmente a los sectores de alimentación y al sector energético, con el efecto sobre los precios internos y el nivel de ocupación”. En ese sentido, aseguró que “la cancelación de deuda externa del sector privado del período 2020-22 es fundamentalmente la contracara del ciclo de endeudamiento en moneda extranjera abierto en los últimos años de la década pasada”.

Entre finales de 2015 y 2019, las empresas incrementaron 83% su endeudamiento financiero externo, en más de US$ 21.000 millones, hasta alcanzar un volumen global de US$ 45.045 millones, acompañando el esquema de políticas de desregulación y elevados tipos de interés domésticos, en detrimento del desarrollo del mercado de capital local, explicó el BCRA.

“Desde finales de 2019, la elevada carga de vencimientos de deuda externa privada obligó al BCRA a establecer un conjunto de regulaciones que limitan el acceso al mercado de cambios por este concepto, en vistas de evitar una demanda que podría resultar disruptiva para el funcionamiento del mercado de cambios”, aseguró la entidad que preside Miguel Pesce.

La primera de las medidas adoptadas fue la Comunicación A 7106, luego complementada por otras, con las que se estableció un mecanismos para que las empresas pudieran acceder al mercado de cambios por las deudas contraídas con terceros no vinculados -es decir, que fueran con empresas del mismo grupo, su controlada o controlante- por el 40% del vencimiento de capital, mientras que el resto debía ser refinanciado con emisión de nueva deuda con una vida promedio no menor a 2 años, a excepción de pymes con deuda de menos de US$ 2 millones.

También se establecieron otras regulaciones como la obligación para las empresas de utilizar dólares propios (activos externos líquidos depositados en el exterior) antes de poder comprar divisas para pagar deudas financieras o comerciales (por importaciones) y el acceso al mercado solo para pagar deuda declarada y documentada.

Al justificar la publicación del documento, el BCRA sostuvo que “los pagos de deuda externa del sector privado y su impacto sobre el balance cambiario congregaron la atención de analistas en las últimas semanas”, y que el debate requiere “de un pormenorizado entendimiento de las estadísticas y metodologías de registración del balance cambiario así también, como del conjunto de regulaciones que afectan el acceso al mercado de cambios de las empresas”.

Al respecto, detalló que si bien la información del balance cambiario reflejó entre enero de 2020 y abril de 2022 egresos netos por el concepto “Préstamos financieros, títulos de deuda y líneas de crédito” por un total de US$ 14.405 millones, los pagos netos en moneda extranjera realizados por empresas resultaron considerablemente menores, alcanzando los US$ 5.367 millones.

“Ello es así porque en el concepto ‘Préstamos financieros…’ se computan también las deudas por pagos con tarjeta de crédito en el exterior, las cancelaciones de préstamos financieros en moneda extranjera otorgados por entidades financieras locales y los pagos de préstamos del exterior y títulos de deuda de las provincias”, aseguró el BCRA.

VIAeleconomista.com.ar
Compartir