Dictan hábeas corpus por agravamiento de las condiciones de detención en cárcel de mujeres

El Superior Tribunal de Justicia hizo lugar a la acción de hábeas corpus colectivo y correctivo impulsado por el Comité Provincial para la Prevención de la Tortura por el agravamiento ilegítimo de las condiciones de detención de las mujeres alojadas en la División de Detención Femenina de Villa Los Lirios.

Ante una presentación realizada por el Comité para la Prevención de la Tortura del Chaco por agravamiento de las condiciones de detención de las mujeres alojadas en la unidad de detención de Villas Los Lirios, el Superior Tribunal de Justicia hizo lugar a una acción de hábeas corpus colectivo y correctivo y exhortó a la Policía del Chaco y al Servicio Penitenciario a la readecuación de la política penitenciaria conforme las necesidades y particularidades del Centro de Detención.

Además, el fallo le requirió al Ministerio de Seguridad y Justicia que informe la modalidad y el término en que se hará efectivo el traspaso de la unidad de detención de la órbita de la Policía del Chaco a la del Servicio Penitenciario.

La sentencia 118/22 fue dictada el 10 de junio pasado y lleva las firmas de los jueces Emilia Valle (presidenta), Rolando Toledo, Iride Grillo, Víctor Del Río y Alberto Modi.

La medida deberá cumplimentarse en el término de 45 días y se deberá tener en cuenta:

a) la coordinación y el aprovechamiento del uso de los sectores de
esparcimiento o patio para todas las internas, de manera razonable y siempre
en cumplimiento de los estándares nacionales e internacionales que rigen al
respecto;

b) la regularización de las visitas de manera razonable con especial atención
a las situaciones descriptas en los Considerandos; además de extremar los
recaudos necesarios para posibilitar su contacto con allegados, familiares,
profesionales de derecho, así como con representantes de organismos
oficiales e instituciones privadas que coadyuven a su resocialización y
reduzcan los efectos nocivos del encierro a fin de garantizar el respeto que
las personas privadas de su libertad merecen en su dignidad y valor
intrínsecos en cuanto seres humanos;

c) el aseguramiento de los medios necesarios tendientes a la prevención e
investigación, reparación y sanción de cualquier acto u omisión que implique
un tratamiento inhumano y/o degradante en efectivo cumplimiento de la
legislación y estándares nacionales e internacionales aplicables;

d) garantizar la exclusiva presencia de personal femenino en los sectores de
baños, duchas, vestuarios, y en toda ocasión donde pueda verse afectada la
intimidad personal y/o sexual de las internas;

e) el aseguramiento del cumplimiento irrestricto de las normas legales,
constitucionales y convencionales vigentes referentes al derecho a la salud,
debiendo garantizar en toda circunstancia las diligencias adecuadas a la
prestación de los servicios sanitarios correspondientes y al trato digno de las
internas.

Compartir