Retenciones “progresivas”: el Gobierno nacional aplicará un nuevo esquema para la minería

Será para el mineral del cobre, que concentra (junto con el litio) la mirada de los inversores internacionales debido al rol que tendrá en la transición energética. Funcionará como una retención móvil, según el precio internacional, y las empresas podrán adherir de forma optativa.

El Gobierno argentino modificará los derechos de exportación para el sector minero. Aplicará un esquema de retenciones móviles, que lo definirá como “derechos de exportación progresivos”.

Serán solo para el mineral del cobre y se tratará de un régimen optativo para las empresas que quieran inscribirse. Las compañías que no adhieran mantendrán el esquema de retenciones fijas para el caso de este mineral, que concentra las miradas de los inversores extranjeros, junto con el litio, debido al rol que tiene en la transición energética.

El anuncio lo realizará el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el foro minero que se desarrolla en Toronto, Canadá. Lo hará vía zoom en un encuentro que organiza la compañía Lundin Mining, la minera que invertirá más de u$s4000 millones en un megaproyecto de cobre en San Juan, que comenzaría a construirse en septiembre.

Un esquema progresivo significa que las alícuotas varían según el precio internacional del mineral: cuando sube, se paga una mayor alícuota y la recaudación para el Estado es mayor (y viceversa cuando baja el precio en el mundo). En parte, este esquema permitirá captar lo que podría ser una “renta extraordinaria” y adaptarse a las distintas volatilidades.

Con los cambios, las mineras de cobre que adhieran al nuevo régimen de derechos de exportaciones dejarán de tener una alícuota fija del 4,5% como tienen hoy en día, y pasará a ser de entre 0 y 8%, según el precio internacional. A partir de 2020, ya rige un esquema con la misma lógica en el sector de hidrocarburos, donde la alícuota también se mueve en el rango de entre 0 y 8%.

Este año, Argentina podría volver a producir cobre después de cinco años, cuando cerró la Alumbrera. Se trata de un mineral con fuerte demanda potencial para los próximos años, debido al lugar que ocupará en la transición energética, tal como ocurre con el litio. A diferencia de este último, en el caso del cobre las inversiones tienen montos muy superiores. Los próximos proyectos a desarrollarse en el país serán: Josemaría en San Juan, Taca Taca en Salta, Mara en Catamarca y (con un poco más de rezago) Pachón y Filo del Sol.

 

VIAambito.com
Compartir