Colección personal de René Brusau se incorpora al MUBA Chaco

El gobernador Jorge Capitanich participó de la presentación de las primeras piezas de la colección "Felisa Moreno Castro", de gran valor artístico, simbólico y cultural, y conformada por más de 50 piezas pictóricas, documentales, fotográficas, bocetos y epistolario personal del artista y su esposa.

Capitanich en la presentación de la colección de René Brusau.

La incorporación permitirá la investigación artística e histórica, y constituye un aporte en términos historiográficos vinculados al período fundacional del arte moderno en Chaco.

En la sede del Museo Provincial de Bellas Artes (MUBA) René Brusau, el gobernador Jorge Capitanich acompañó la presentación pública de la colección “Felisa Moreno Castro”, compuesta por obras del acervo personal del artista plástico que da nombre al museo y que pasarán a formar parte del patrimonio provincial.

Junto al presidente del Instituto de Cultura, Francisco Romero, y la directora del MUBA, Andrea Geat, el mandatario destacó el trabajo de investigación, conservación y exhibición de las obras realizado y aseguró que el patrimonio artístico cultural de la provincia “es verdaderamente significativo”. “Necesitamos sistematizar dentro de la historia provincial la multiplicidad de obras de arte que efectivamente se han obtenido durante toda nuestra historia”, remarcó.

Además, el gobernador anunció la presentación de una iniciativa legislativa que permitirá incorporar las obras de arte de la provincia, con sus correspondientes criterios metodológicos de valuación, a Contabilidad Patrimonial.

La colección contiene más de 50 pinturas, bocetos, dibujos, fotografías personales –de índole artística y familiar-, catálogos de exposiciones, apuntes, entre otros. “Es de un importantísimo valor artístico, simbólico y cultural, constituyendo un acervo de valor inconmensurable para la provincia y permitiendo además la investigación artística e histórica de las piezas. Dada la magnitud de obras y documentación, constituye un aporte invaluable en términos historiográficos, en lo concerniente al período fundacional del arte moderno en el Chaco”, explicó Geat.

Parte del archivo transferido al MUBA.

En esta ocasión, se exhibieron ocho obras y una selección de documentos. Luego, con la totalidad de material recuperado, clasificado y organizado, se realizará una muestra en 2023 para celebrar los cuarenta años del MUBA Chaco.

El presidente del Instituto de Cultura, Francisco Romero, destacó la importancia de la colección personal de Brusau como “una pieza fundamental de un rompecabezas imprescindible para entender a uno de los grandes forjadores del arte moderno en el Chaco, durante el periodo 1939 y 1961, donde se forjó la identidad cultural de Resistencia. Fue el primer vanguardista”, dijo. Por último, Romero destacó el compromiso de Felisa Moreno Castro y de Ana María Mitra, que hoy “nos permite enriquecer y acrecentar nuestro patrimonio” finalizó.

Por su parte, la doctora en Historia e investigadora principal de Conicet, Mariana Giordano, remarcó que “con estas acciones se está poniendo en evidencia el rol que debe tener todo museo: la investigación, la conservación y la exposición. Las primeras dos no se suelen ver porque son un trabajo interno, pero son casi tan importantes como la parte expositiva. Por eso valoramos la posibilidad de que desde la gestión pública se convoque a profesionales para trabajar mancomunadamente, porque se están utilizando recursos que el mismo Estado posee para todo este tipo de actividades”.

Una historia de conservación, arte y amistad

René Brusau nació en 1923 en Villa María, Córdoba. En su paso y permanencia por Buenos Aires tomó clases con Lino Spilimbergo, referente de la plástica nacional. Se casó con Felisa “Lila” Moreno Castro, junto a quien se instaló en 1943 en Resistencia. Allí se vinculó con el grupo del Ateneo del Chaco, donde fue docente del Taller libre de Artes Plásticas y con el núcleo de artistas e intelectuales de El Fogón de los Arrieros, donde actualmente se conservan y exhiben algunas de sus obras. Realizó pintura de caballete, murales en espacios públicos y el original diseño del piso del Fogón. Murió repentinamente, en 1956, no sin antes manifestar a su esposa su voluntad de que su colección permanezca reunida.

Felisa resguardó la colección completa por más de 50 años, hasta su fallecimiento en 2007, dejándola luego al cuidado de su amiga Ana María Mitra, quien mantuvo la colección reunida hasta que decidió en 2021, junto a su hija, entregarla a la provincia para su conservación.

Participaron de la presentación, la directora de Patrimonio Cultural, Gabriela Barrios, la Investigadora Principal de CONICET, Delegada por Chaco de la Academia Nacional de Bellas Artes, Mariana Giordano; la profesora en Historia y parte del equipo de trabajo de Giordano, para la elaboración del informe técnico de la Colección, Jimena Passotti; el concejal de Resistencia, Fabricio Bolatti; la concejala, Alicia Frías; Equipos docentes y autoridades del ámbito universitario; autoridades de la Fundación Fogón de los Arrieros, y autoridades de la Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura (FADYCC) de la Universidad Nacional del Nordeste.

 

Compartir