Profesional de la UNNE integra proyecto internacional para actualizar definición de “sepsis pediátrica”

El Dr. Roberto Jabornisky, docente-investigador de la Facultad de Medicina de la UNNE, integra un proyecto internacional que busca actualizar la definición de sepsis pediátrica, con el objetivo de reducir su incidencia en la mortalidad infantil. Los avances del trabajo fueron publicados recientemente en la revista “Pediatric”, principal publicación mundial en el ámbito de la pediatría, y también en la prestigiosa revista “Lancet”.

La “Sepsis” se define como una disfunción orgánica que amenaza la vida originada por una respuesta desregulada del huésped frente a una infección.

Las definiciones de sepsis pediátrica y los criterios para diagnosticarla se establecieron en 2005, pero eran muy específicas para terapistas y científicos.

En el año 2016 la Tercera Conferencia de Consenso Internacional para las Definiciones de Sepsis y Shock Séptico, actualizó la definición, conocida como Sepsis-3, tendientes a que los criterios establecidos puedan ser identificados por el médico común y hasta por la misma población.

Pero esa actualización, vigente en la actualidad, está basada en criterios para adultos, y se desconoce si satisfacen las necesidades de los médicos que atienden a niños.

En ese contexto, profesionales de distintos países pusieron en marcha un proyecto internacional para explorar el uso y la aplicabilidad de los criterios para diagnosticar sepsis y shock séptico en niños de todo el mundo.

Con el fin de recabar la opinión de los profesionales, se realizó una encuesta electrónica internacional de médicos distribuidos en sociedades internacionales y nacionales que representan cuidados intensivos pediátricos, medicina de emergencia, pediatría y enfermedades infecciosas pediátricas.

El relevamiento estuvo a cargo de profesionales de Francia, Estados Unidos, China, Japón, India, Australia, Sudáfrica, Canadá, Brasil y por Argentina, y como coordinador de las encuestas para Latinoamérica, participó el Dr. Roberto Jabornisky, profesor titular de la Cátedra Pediatría II de la Facultad de Medicina de la UNNE y médico del Hospital Juan Pablo II de la ciudad de Corrientes.

“Se buscó recabar el punto de vista de profesionales de distintas áreas de la salud pediátrica y de todos los lugares geográficos posibles, para identificar cómo interpretan y diagnostican la sepsis y poder así trabajar en pos de la mejor definición posible de la sepsis pediátrica” explicó.

Destacó que el consenso sobre la definición es una herramienta clave para contribuir a reducir su incidencia en la mortalidad infantil, pues se estima que una de cada cuatro muertes en infantes es por causa de la sepsis.

Para explicar mejor lo que es una sepsis, señaló que las complicaciones por COVID se constituyen en sepsis, así como complicaciones de una gripe, o también puede derivar en una sepsis la complicación de un caso de viruela del mono, así como otros cuadros en los que un germen genera disfunciones generalizadas en el organismo.

Aclaró que las encuestas realizadas en el proyecto internacional constituyen una primera aproximación en el marco de un proceso de trabajo que continúa y se espera pueda finalizar con una actualización de criterios.

Resultados 

Respecto a las conclusiones de la encuesta, de la que participaron más de 2800 profesionales, se pudo observar que los médicos de todo el mundo aplican una gran variedad de signos, síntomas, estudios de laboratorio y factores de tratamiento al diagnosticar la sepsis.

De acuerdo a la opinión de los participantes, las definiciones actualmente disponibles no satisfacen las necesidades percibidas por los profesionales.

Se percibió que las definiciones de consenso de 2005 eran las más útiles para el reconocimiento de la sepsis, mientras que las definiciones de Sepsis-3, establecidas en 2016, se afirmaron como más útiles para la evaluación comparativa, la clasificación de enfermedades, la inscripción en ensayos y el pronóstico.

El 61% de los encuestados estuvo de acuerdo en que el término sepsis debería restringirse a los niños con disfunción orgánica asociada a una infección.

Relevancia 

Los resultados de la encuesta internacional, fueron publicados recientemente por la revista “Pediatrics”, considerada la publicación más importante del mundo en el área de la pediatría, y que es editada por la Academia Americana de Pediatría.

Allí se destacó la importancia de fijar criterios actualizados, que posibiliten que los futuros algoritmos de diagnóstico sean más pragmáticos y sensibles a los entornos clínicos.

Pediatrics publicó el trabajo en la versión online, previo a la edición impresa, estrategia que utiliza cuando lo escrito es muy relevante para la comunidad científica.

Además, también de manera reciente, la reconocida revista “Lancet”, segunda en impacto en la rama de la medicina general, publicó el artículo “Desafíos y prioridades de atención de salud para reducir la carga de sepsis pediátrica en América Latina: un llamado a la acción” que cuenta entre los autores con la participación del Dr. Jabornisky.

“Es un gran reconocimiento que la Universidad Nacional del Nordeste aparezca nombrada en estas publicaciones de tamaño prestigio mundial” expuso el profesional de la UNNE.

Asimismo, hizo referencia a la participación en el proyecto internacional lo que favorece la integración de la Universidad en el plano internacional.

Perspectivas 

Sobre el estudio manifestó la importancia de recoger la opinión de profesionales de distintos lugares en busca de un consenso, pues generalmente las pautas o guías en salud se suelen establecer desde las instituciones referentes o países más desarrollados.

Señaló que la sepsis sigue siendo una de las principales causas de ingreso a las unidades de cuidados intensivos pediátricos, por lo que en distintos países se implementan acciones para reducir la incidencia y mortalidad.

Por ejemplo, en Estados Unidos existen leyes que establecen que los hospitales deben informar cómo hicieron el reconocimiento de la sepsis, bajo riesgo de dejar de recibir recursos financieros, con el objetivo de propiciar la mejor implementación posible de los criterios de diagnóstico.

Explicó que existen distintas barreras vinculadas a la alta incidencia de sepsis pediátrica, entre los que puede mencionarse la falta de datos de incidencia y mortalidad, o desconocimiento de la sepsis por parte del público lego, lo que conduce a la falta de búsqueda de atención temprana, y por parte de los profesionales de la salud, lo que lleva a la falta de tratamiento de emergencia.

También incide la financiación gubernamental insuficiente para los programas de atención de la sepsis, lo que conduce a una dotación de personal, materiales y recursos financieros inadecuados y, por lo tanto, a sistemas de salud deficientes.

“Desde el grupo de profesionales de Latinoamérica que participamos del proyecto llamamos la atención sobre el problema de la sepsis pediátrica en esta región continental y llamamos a la acción para reducir la carga de la enfermedad” finalizó el Dr. Jabornisky.

Compartir