Charla abierta de la periodista Viviana Vila en el Círculo de Periodistas del Chaco

El próximo viernes 3 de junio se realizará en la sede social del Círculo de Periodistas Deportivos del Chaco, avenida Italia1146, una charla abierta con la periodista, docente y comentarista, Viviana Vila, la primera mujer de nuestro país que comentó un campeonato Mundial de Fútbol.

El acceso será libre y gratuito para todos los actores y sectores del deporte. La actividad se iniciará a las 21,30 horas. El eje temático será “El machismo en el Fútbol”, además de la perspectiva de género en el periodismo deportivo, un espacio que históricamente tuvo a los hombres trabajando y en la actualidad cuenta con varias mujeres desempeñándose en medios de comunicación del país, como se registra en nuestra provincia.

De esta manera, el Círculo de Periodistas Deportivos del Chaco, apoyado por el Instituto del Deporte Chaqueño, brinda a la comunidad deportiva un conversatorio interesante y de plena actualidad. Viviana Vila, conocedora de la profesión, en la que debió trabajar intensamente para abrirse su camino y lograr espacio, exhibió sus conocimientos y dedicación para ser tenida en cuenta para comentar un campeonato mundial de Fútbol. Fue en Rusia 2018.

Marcó un hecho que queda registrado en la historia de la radiofonía por ser la primera mujer con comentar en una Copa del Mundo. “No me di cuenta hasta que no me lo empezaron a referir. Nadie me lo decía de esa manera entonces. Empecé a tomar conciencia con el correr del tiempo, cuando otras pibas querían estudiar periodismo deportivo. Ahí me empecé a dar cuenta de lo importante que había sido. Hemos roto, muchas, con algo que era imposible.

Recordó que en la televisión la hicieron pasar muy mal y fue agredida. “No, nada que ver la radio a la tele. La diferencia sería de 10 a 1. Pasaron dos cosas. Primero, era Fútbol para Todos, y ya la mitad del país no lo quería. Y, además, yo era la mujer que por primera vez comentaba fútbol en la historia de la televisión argentina. Después, un montón de colegas sabían que me habían ofrecido trabajo y actuaron desde el enojo machista, porque habían elegido a una mujer para hacer algo que, según ellos, ellos hacían mejor. Un error mío siempre era juzgado con una vara mayor. Siempre dije que puede no gustar mi trabajo, ¿pero por qué el desprecio, el maltrato? ¿Por qué gritar que no sirvo para nada en un programa de tv? Yo venía de un mundo donde no agredían. A veces alguna miradita nomás, de mi grupo de Continental. De golpe había gente en la tele y tipos en Twitter que me decían de todo. Fue muy feo, muy hostil”.

 

Compartir