Por la bajante del Paraná se perdieron 280 millones de dólares en cinco meses

La bajante hídrica más grande en los últimos 77 años generó que cientos de buques debieran cargarse a una capacidad menor a la habitual, y a esto se suman por menores precios de exportación para el aceite y la harina de soja argentina asociados al riesgo que genera la catástrofe. No hubo una crisis de la magnitud de la del río Paraná en más de 50 años.

En lo que fue uno de los eventos climáticos más devastadores del 2021, la bajante extraordinaria del río Paraná continúa teniendo efectos económicos en el país. Según una estimación de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), solo en los últimos cinco meses la catástrofe generó pérdidas en la exportación de granos y derivados de casi 280 millones de dólares en los últimos cinco meses, debido a los costos por realizar menores cargas a los barcos o que los mismos deban completarlas en otros puertos y por el castigo a los precios.

Altura del río Paraná

La bajante hídrica más grande en los últimos 77 años, que puso en alerta a las autoridades nacionales, provinciales y locales, generó, en rigor, pérdidas por USD 279.689.670, de los cuales 138,25 millones de dólares corresponden a un aumento de costos por los denominados “falsos fletes”.

¿Qué significa esto? El concepto hace referencia a la imposibilidad de cargar los buques de menor capacidad a tope, o la capacidad promedio con calado habitual de 34 pies de la vía navegable.

Según detalló la entidad, estas embarcaciones “no procederán a completar sus cargas en puertos ubicados más al sur del país o en Brasil, producto de que su remanente sin carga no justifica económicamente amarrarlo en otro puerto”, lo que hace que “las naves se vean obligadas a salir a ultramar con menor carga en bodega”.

Esto, entonces, encarece el flete oceánico producto del incremento en el costo por tonelada transportada.

Los problemas que trajo la bajante del río Paraná

Por otro lado, los buques de mayor capacidad suelen realizar completamiento de cargas con mercadería de los puertos ubicados al sur sobre el océano atlántico: Quequén, Necochea o Bahía Blanca.

“Si bien esta es una práctica habitual en años normales, producto de que los buques de mayor porte y calado no pueden cargarse en plenitud en los puertos del Up-River por su calado de diseño, la bajante obliga a incrementar esta carga adicional”, explicó la BCR. Esto significó un costo extra del cual deben hacerse cargo los exportadores argentinos de USD 115,6 millones.

Por último, hay que sumar los costos por menores precios de exportación para el aceite y la harina de soja argentina asociados al riesgo que genera la bajante del Paraná.

La bajante del río Paraná generó enormes pérdidas económicas
“Existe un castigo en el precio de estos productos argentinos que se traduce en una presión a la baja de las primas FOB argentina en relación con otros orígenes, como el brasilero”, puntualizó la BCR. Dicho castigo a los precios argentinos por el mayor costo del transporte y los riesgos, sumaron USD 25,8 millones.

Todas estas pérdidas se suman a los 620 millones de dólares que ya se habían perdido en 2021. La catástrofe ambiental, que ya lleva dos campañas agrícolas, podría extenderse durante la actual, debido a las condiciones que muestra la vía de transporte, según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario citado por Agrovoz.

VIAbaenegocios.com
Compartir