Mientras la soja superó los u$s 600 la tonelada, se esperan u$s 1.000 millones adicionales del agro

El mercado corrige las proyecciones de las exportaciones. Entre enero y marzo, el valor del poroto en Chicago pasó de 500 dólares la tonelada a 616 dólares. La situación se trasladó a los subproductos, sobre todo el aceite. El escenario de seca y el conflicto en Ucrania dispararon el valor de los commodities a niveles históricos.

Cosecha de soja.

La suba en la cotización de la soja, que superó la barrera de los USD600 tras el conflicto entre Rusia y Ucrania, corrige al alza las proyecciones exportadoras y se espera un récord en el ingreso de divisas entre marzo y junio, según estimaciones privadas.

De mantenerse el actual nivel de precios, se espera que el complejo agroexportador sume USD1.000 millones adicionales, en un contexto de pagos al FMI por intereses de deuda durante 2022. Entre enero y marzo, el valor del poroto en Chicago pasó de USD500 la tonelada a USD616, situación que también se trasladó a los subproductos, sobre todo aceite.

En enero, el consultor Pablo Adreani elaboró una estimación – en base a los precios de ese momento -, que proyectaba el ingreso de divisas para el período febrero-mayo. En total, calculó que los despachos en ese período acumularían USD9.800, con la soja que empezaba a desandar un camino de firmeza en sus precios, a partir de los problemas climáticos para el cultivo en Sudamérica.

El escenario de seca en la cosecha de Brasil y Argentina primero y el reciente conflicto en Ucrania dispararon el valor de los commodities a niveles históricos, sobre todo soja y trigo. Con este nuevo panorama en precios, la estimación de ingresos para esos meses es de USD10.800 millones, contando la liquidación de febrero, que de acuerdo a los exportadores fue de USD2.500 millones.

La mayor diferencia en estos meses se verá en abril, cuando ingresarán – de acuerdo a los cálculos del consultor – USD400 millones más en relación a lo esperado en enero. Para mayo, la facturación crecerá USD100 millones y para junio, se espera que el complejo agroexportador facture USD3.500 millones.

Antes del inicio de las hostilidades entre Ucrania y Rusia, la Bolsa de Comercio de Rosario estimó que este año, el campo generará $968.212 millones en derechos de exportación. De esta cifra, el complejo sojero -poroto y derivados- aportará $868.110 millones, un 25% en relación a 2021. El incremento sostenido en harina y aceite permitirán sumar dólares claves para recomponer las reservas del Banco Central

Los analistas del negocio proyectan un escenario dispar en las cotizaciones para los próximos meses. En el caso del maíz, las reservas a nivel mundial permiten avizorar una demanda abastecida sin sobresaltos, situación que imprimirá una tónica bajista a los precios. En trigo y soja, se anticipa volatilidad y subas en los mercados externos.

En las pizarras norteamericanas, el trigo subió ayer USD20,8 y cerró en USD388,9 la tonelada, el mejor valor en los últimos 14 años. El conflicto bélico en la región del Mar Negro continúa generando preocupaciones acerca de la oferta global del cereal, además de la incertidumbre sobre cuanto tiempo permanecerán inactivas las terminales portuarias de esa región.

Por el lado de la oleaginosa, además de perder terreno en Estados Unidos, el ajuste de la producción fue considerable. En Brasil, las estimaciones para la campaña 2021/22 pasaron de 140 millones de toneladas a 125 millones y en Argentina el recorte tiene un piso de 6 millones, atado a la evolución del clima.

VIAbaenegocios.com
Compartir