“Gestapo” macrista: se complica la situación del intendente platense Julio Garro

Se conocen más detalles de cómo se armó la reunión en la sede del Banco Provincia. Un empleado del banco declaró ante el juez Kreplak que el salón se reservó a nombre del intendente de La Plata. El testigo dijo que hubo otras reuniones de la mesa judicial bonaerense.

Este lunes fue un día movido en la causa sobre la “Gestapo” antisindical y la mesa judicial bonaerense. Un testigo clave que trabajaba en la presidencia del Banco Provincia, donde se hizo la reunión del 15 de junio de 2017 para planificar el armado de causas con participación de funcionarios y directivos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) aportó su celular para que el juzgado de Ernesto Kreplak analice un intercambio de mensajes y reconstruya cómo se reservó el lugar para el encuentro.

La indicación era que se armara la convocatoria a nombre del intendente de La Plata, Julio Garro, y gestionar una reserva adicional para la semana siguiente. Se investiga, entonces, si existieron más reuniones similares. La otra citación de este lunes fue para la ya famosa “azafata” que aparece en la filmación y que habría recibido a los hombres de la exSide para colocar las cámaras. No fue una declaración en buenos términos: le ordenaron dejar su celular y la denunciaron como “testigo reticente”.

Este martes está citada por la Comisión Bicameral de Inteligencia. También estaba convocado para el jueves el exministro de Trabajo Bonaerense, Marcelo Villegas, que anticipó su faltazo.

Los testigos del Banco Provincia son relevantes para reconstruir cómo se gestó la reunión en el salón de usos múltiples del séptimo piso de la sede de San Martín 137 donde Villegas expresó su deseo de tener su propia “Gestapo” para “terminar con los gremios”, mientras ofrecía un instructivo a los empresarios de la construcción presentes en un encuentro que era comandado por los hombres de la AFI Juan Sebastián De Stéfano (Asuntos Jurídicos), Darío Biorci (jefatura de gabinete del organismo), Diego Dalmau Pereyra (Contrainteligencia).

Hasta ahora, los correos electrónicos internos mostraban que hubo una reserva del lugar por tres días y que, como describió la interventora de la AFI, Cristina Caamaño, el primero (14 de junio) fue para instalar las cámaras de la exSide, el segundo fue la reunión (15 de junio) y el tercero para retirar las cámaras (16 de junio). La funcionaria precisó que para la colocación estuvo Dalmau Pereyra y para el retiro, Biorci. Los recibió, dijo, la mujer vestida como de “azafata”.

El juzgado tomó dos medidas que empiezan a apuntar a Mauricio Macri: pidió la agenda de su secretario, Darío Nieto, donde figuran contactos con Villegas y una alusión al juzgado de Quilmes donde tramitaban causas contra el dirigente de la Uocra, Juan Pablo “Pata” Medina, el favorito de la reunión de la “Gestapo”. También requirió a otros juzgados posibles informes ilegales de la AFI.

Mensajes reveladores

Guillermo Squillarri es un hombre de carrera en el Bapro que trabajaba en 2017 en la presidencia de la entidad, que ocupaba el macrista Juan Curutchet. Este lunes le dijo al juez Kreplak, según informaron allegados a la causa, que tenía algunos chats con quien era la secretaria privada del extitular del Bapro, Emilia Jaime, que pedía el salón para la reunión. Le pidieron que los leyera y terminaron requiriéndole que dejara su teléfono.

De ahí surgían algunos datos medulares: que la reunión se pedía a nombre de Garro, que habían avisado a dos mujeres de ceremonial – una de ellas la “azafata”, y quien se ocupaba de la seguridad – que los asistentes debían pasar sin ser registrados al entrar, y también que hubo una ampliación para otro evento los días 22 y 23 de junio, otra vez a nombre de Garro, uno de los presentes en la reunión filmaba y visitante de la AFI como Villegas y el exsubsecretario de Justicia, Adrián Grassi.

Sobre esta segunda reserva se supone que lo informó la “azafata”, que se llama Patricia Bencivengo.

El testigo especificó que allí solo se hacían reuniones para personas del Banco o las que pidieran funcionarios provinciales. Como salta a la vista, Garro –cuyo nombre se invoca– no era un funcionario municipal. Ni los empresarios ni los hombres de la AFI ni el senador Juan Pablo Allan encajan en la descripción. Los correos electrónicos donde se tramita la reserva indicaban que el pedido estaba motivado porque iría “gente de la gobernación”.

El juzgado recibió la agenda del exministro Villegas de donde, pudo saber este diario, se confirman reuniones en el Banco, en la Casa Rosada y en la AFI. Incluso aparecen indicios de otras citas vinculadas al armado de causas, y en particular contra la Uocra.

La fecha del 22 de junio aparece con un encuentro convocado en otro edificio del Bapro, frente a la casa central. Según las anotaciones de Villegas el tema era “Uocra La Plata” y estarían en el piso 19 Federico Salvai, el entonces de gabinete de María Eugenia Vidal, el exministro de Justicia Gustavo Ferrari, el exministro de Infraestructura, Roberto Gigante, y el propio Villegas. El 26 de junio aparece otro cónclave agendado de Villegas con el secretario general de la Uocra, Gerardo Martínez y otra vez Gigante, otro de los que se sentaron a la mesa de la “Gestapo”.

En el mismo lugar figuran reuniones por la misma temática agendada en mayo. Está en el calendario del exministro de Trabajo el encuentro en la Casa Rosada el 4 de Mayo donde Villegas coincidió con el exjefe de la AFI, Gustavo Arribas. Figuran el propio Mauricio Macri, Guillermo Dietrich, Patricia Bullrich y Rogelio Frigerio.

Testigo reticente

Bencivengo, la mujer de Ceremonial a quien se ve en la filmación en salón del Bapro, que parece hablar con cierta familiaridad con Biorci, y que habría recibido a los asistentes, empezó su declaración testimonial con el pie izquierdo. Dijo que no se acordaba de nada, sólo que lo había recibido a Garro por una entrada sobre la calle Bartolomé Mitre 457, y que había llegado tarde.

“No recuerdo nada, pasó mucho tiempo”, repitió. Tuvo tropiezos en su escaso relato. Dijo que conocía a Gigante, después que no. “No lo reconozco”, contestó cuando le mostraron una foto. Le exhibieron la filmación, y seguía en la misma línea de no recordar nada. El juez, con cierto hartazgo, le señaló que había tramitado causas de lesa humanidad, donde hay relatos detallados de hace 45 años. Pero nada.

Ya cuando los integrantes de la Bicameral fueron a hacer una inspección ocular al banco y hablaron con ella, quedaron con la sensación de que ocultaba información. El juzgado le secuestró el celular y le hizo una denuncia como testigo reticente, que podría incluir falso testimonio. Está citada para este martes a la Bicameral. En la causa deben declarar como testigos este martes la secretaria de Curutchet, Jaime, y Mariano Albito, que se ocupaba de la seguridad.

Más de la Bicameral

Villegas estaba citado para este jueves a la Bicameral, pero anunció que no irá a través de su abogado Marcelo Rochetti, exjefe de gabinete del ministerio de Seguridad de Cristian Ritondo. La idea de los legisladores era contrastar su declaración con la del procurador Julio Conte Grand. El exministro de Trabajo les había dicho a los empresarios ya tenían todo conversado con la Procuración y los jueces para el armados de causas. Igual que otros implicados, no quiere ir al Congreso antes que al juzgado.

Para la misma fecha fue citado Biorci. Su viejo compañero Dalmau Pereyra, que había sido convocando semanas atrás, pegó el faltazo.

VIApagina12.com.ar
Compartir