Trenes chatarra: pidieron cuatro años de cárcel para Julio De Vido y ocho para Ricardo Jaime

La fiscal Gabriela Baigún culminó la acusación en el juicio que tiene como principal acusado al exsecretario de Transporte. Requirió también 4 años de prisión para el exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y 5 años y 8 meses de prisión para Manuel Vázquez, a quien se le endilga haber fungido como testaferro de Jaime. Se requirieron multas económicas que alcanzan los $15.866.336.

La titular de la Fiscalía General N°3 ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal de la Capital Federal, Gabriela Baigún, requirió hoy ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°6 penas de 8, 4 y 5 años y 8 meses de prisión para el exsecretario de Transporte de la Nación Ricardo Jaime, el ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y al ex asesor de Jaime, Manuel Vázquez, respectivamente, en el juicio por hechos de corrupción y enriquecimiento ilícito, que habrían sido cometidos entre 2003 y 2010. Además, la fiscalía requirió inhabilitación absoluta perpetua y multas económicas de $15.866.336 para Jaime y de $10.986.664 para Vázquez. Al ex ministro se le requirió una inhabilitación especial perpetua.

La fiscal general concluyó de esta manera la última jornada de alegato del Ministerio Público Fiscal, con la colaboración de las auxiliares fiscales Jesica Racki y Claudia Rebour, y del jefe de despacho de la misma dependencia, Francisco Lorea Bonete. En este marco, la fiscal Baigún consideró a Jaime penalmente responsable del delito de enriquecimiento ilícito de funcionario público en concurso real con el delito de malversación de caudales públicos, reiterado en dos oportunidades (en uno de ellos, en carácter de partícipe necesario, y en el otro, de autor). A su vez, indicó que estos delitos en concursan realmente con administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en la causa denominada “Belgrano Cargas”. También señaló que estos delitos fueron considerados en concurso real con el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en la causa conocida como “Trenes” (en ambas causas en calidad de autor), en concurso real con el delito de cohecho, en carácter de autor.

Además, el MPF consideró acreditada la autoría de De Vido en el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, mientras que Vázquez fue señalado en calidad de partícipe necesario en el delito de enriquecimiento ilícito de funcionario público en concurso real con el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública, también en calidad de partícipe necesario. A su vez, estos delitos fueron considerados en concurso real con el delito de cohecho, en el mismo grado de participación.

Entre los agravantes señalados por la fiscalía para De Vido y Jaime, se remarcó su desempeño como máxima autoridad de sus respectivas carteras, haber causado un detrimento al sistema ferroviario nacional, sus niveles de educación y sus condiciones de profesionales. Asimismo, en el caso de Jaime se tomó como agravante la cantidad de actos llevados adelante por el acusado que implicaron su enriquecimiento ilícito y la cantidad de hechos por los cuales se encuentra acusado en este juicio. Como atenuantes para ambos acusados se consideró la duración del proceso.

Durante la exposición, la fiscalía señaló en relación a las adquisiciones irregulares de material ferroviario impulsadas por Ricardo Jaime a Portugal y España: “De la prueba producida en autos se desprende que el secretario de transporte tomó todas estas decisiones en forma personal. A tales fines solo contó con la colaboración y el asesoramiento de Manuel Vázquez, ello sin perjuicio de tener a su disposición personal técnico y calificado dentro de la Secretaría y personal idóneo en organismos autárquicos comos la CNRT [Comisión Nacional de Regulación del Transporte], en el que debió haberse apoyado a la toma de decisión. Debió recurrir a los técnicos para relevar las necesidades del Sistema Ferroviario, realizar un programa de obra, evaluar el destino del material ferroviario adquirido. Esto hubiese sido la conducta debida, la cual estaba al alcance de su mano”.

En este mismo sentido, el Ministerio Público Fiscal sostuvo que “ninguno de los funcionarios y empleados pertenecientes a la Secretaría de Transporte o la Subsecretaria de Transporte Ferroviario que declararon en este juicio reconoció haber tenido intervención sustancial en este proceso de adquisiciones de material rodante a Portugal y España. Todos ellos desconocieron haber formado parte de las múltiples etapas que implicaron estas compras, desde su ideación hasta la recepción del material y su administración en el país”.

A su vez, la fiscalia advirtió que “el modo de trabajo individual, centralizado e informal, de Ricardo Jaime es un hecho indiscutible. En definitiva, todo lo expuesto a este Ministerio Público permite afirmar que gran parte de las compras indudablemente fueron impulsadas y ejecutadas en forma personal por Ricardo Jaime, quien lejos de haber tenido como objetivo el fortalecimiento y desarrollo de la Red Ferroviaria Nacional que se encontraba en estado de emergencia, tuvo como objetivo tener un redito económico personal. Jaime tenía conocimiento previo de la imposibilidad de concretar los fines declarados en los planes, a través de las adquisiciones”.

“Se encuentra probado que Jaime recibió sumas de dinero a los fines de firmar los contratos de compraventa de material rodante, con la empresa intermediaria Expansión Exterior. El vehículo que utilizó a tal efecto fue la consultora de su testaferro Manuel Vázquez”, añadió la fiscalía. En este mismo sentido, precisó que “la intervención de dicha empresa, que ha sido extensamente desarrollada, así como la intervención de la sociedad ligada a CAESA, obedece a requerimientos realizados por la propia Secretaria de Transporte”.

En relación a De Vido, la fiscalía señaló que el ex ministro profundizó lazos comerciales para la provisión de material rodante ferroviario “a pesar de que gran parte del material rodante adquirido durante su gestión no prestaba servicios. Tal como ha sido relevado”.

Además, Baigún afirmó que “la conducta debida, mandar a reparar el material rodante evitando así su vandalización y deterioro, siempre estuvo al alcance del ex ministro. Le estaba asignada por ley la función de supervisar el sistema ferroviario del país”.

“Se encuentra probado que De Vido fue recibiendo distintas señales en relación a la irregularidad e ineficacia que rodeaba la ejecución de esta política pública llevada a cabo por Jaime”, acusó la fiscal.

“Es evidente que el ex ministro no podría alegar un desconocimiento de la irregular gestión de Jaime. La obra del secretario era ostensiblemente ilegal”, detalló Baigún. “En este juicio quedó debidamente demostrado que el modo irregular de Jaime llegó concretamente a conocimiento de Vido”, sintetizó la fiscalía. Añadió que el ex ministro tenía conocimiento de al menos una veintena de informes de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y de la Auditoría General de la Nación (AGN) en relación al accionar irregular de la gestión de Jaime.

Tras el petitorio de la fiscalía, el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta la próxima audiencia, programada para el lunes 6 de diciembre a las 9.30, en la cual la defensa de Jaime expondrá su alegato.

 

FuenteFiscales
Compartir