Alicia Rossi presenta poemario en El Fogón de los Arrieros

El viernes 29 de octubre, a las 21, la escritora Alicia Rossi realizará la presentación del poemario “El espacio de lo posible” en El Fogón de los Arrieros -Brown 350-.

Este viernes Alicia Rossi presentá poemario en el Fogón.

El espectáculo, con entrada gratuita, fusiona la interpretación de Alicia Marina Rossi (voz) y Valentina Catala, Paulina Mansilla y Bianca Melli (danza) del Ballet María y Erica Ferrazano, todos bajo la dirección de Ricar Mosca. Como ya es una tradición, en la barra de El Fogón de los Arrieros habrá bebidas, empanadas y otras delicias para compartir.

Advertisement

Respecto a la singular presentación, la autora cuenta que “el arte de oralizar la poesía es una escenificación que el artista crea para dar vida a los poemas y poner en acción a la pequeña voz del mundo”.

Claudia Masin en el prólogo escribe: “La poesía/ dice lo que no sé.”, escribe (acepta) su autora. Pero no por eso, dice también, deja de resultar imperioso tenerlas a la mano para dar cuenta del mundo, del cuerpo, de los otros, del impacto del mundo y de los otros sobre el cuerpo. Entonces, las palabras dirán lo que se pueda. Y a veces más también, a veces dirán lo imposible de decir, atravesarán ese espacio de lo posible. Palabras/ que corten como el hielo/ hasta dar con la sangre/ del signo que la nombra, eso busca la poeta aquí”, expresa la introducción de este nuevo libro de Alicia Rossi.

La poesía habita en el todo 

La autora señala: “Es un poemario que quiere decirlo todo, con el arte de la condensación nos cuenta que el poema es el espacio de lo posible, que la poesía habita en el todo, en lo visible e invisible, en la vida y en la muerte”. El libro presenta las temáticas/capítulos: “Palabra herida”, “Bocanadas”, “Amor sobrevivido” y “Muerte desquiciada” conformando un abanico que muestra al humano desde su inocencia hasta su bestialidad”, precisa Alicia Rossi.

La autora 

Alicia Rossi es abogada egresada de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral en 1978. Abraza el oficio de escritora desde el 2002.

En 2004 obtuvo el Primer Premio en el Certamen Literario Provincial “Alfredo Veiravé” con su poemario “Polvo humedecido”. Luego publicó los poemarios “Sobre la piel del tiempo y cabalgata de luna” (2006), “La flor no basta” (2008) y “Septimana y solo resucitan palabras” (2012), “La noche de mis perros” (Editorial ConTexto, 2016),  “El jardín de las secretas lluvias (Editorial Ananga Ranga, 2019) y “El espacio de lo posible” (Editorial Detodoslosmares, 2020).

Entre las novelas editadas se encentran “El desafío de los mortales” (Editorial ConTexto, 2012). En 2017, su novela “Puertas en la cabeza” resulta finalista en el V Concurso Internacional de Novela “Contacto Latino”, Editorial Pukiyari de Estados Unidos. Finalmente, “Oganga” (2020).

La escritora realiza la presentación escénica de sus poemarios y participa en revistas y diarios literarios con cuentos, poesías y opiniones. Visita escuelas y bibliotecas como escritora y narradora oral.

A propósito de la obra 

La escritora Valeria Pariso acerca unas palabras a propósito del nuevo libro y escribe: “En pleno enero del año 2020, con un calor del demonio, Alicia y yo estábamos trabajando con su libro. Recuerdo la sensación de haber leído por primera vez su material  que todavía no se llamaba El espacio de lo posible. Recuerdo la musicalidad, el canto. Leerla me hizo sonreír y me hizo pensar. Conocer la mirada del mundo que propone Alicia y que se manifiesta con tanta claridad en la voz que enuncia en este libro, es comprender que somos uno con todo lo que nos rodea. No somos ni más importantes, ni más necesarios, ni menos inolvidables que un camalote, una avispa, el río. El sentido del humor y la ternura se conjugan en ese libro dando como resultado un corpus poético que nos hace sentir acompañados. Varias veces me pregunté Cuál es el espacio de lo posible de Alicia, en qué lugar abre su juego poético, dónde mira, qué se le revela, qué la hace cantar. Si tuviese que elegir una escena, diría que la propuesta de la poeta es esta: si estás hundiéndote en el río, buscá el primer tronco y  sujétate a él. Eso es sobrevivir. Ahora, ya que estás sujeto y no vas a hundirte, no salgas del agua, cantá tan fuerte como puedas hasta que los peces del fondo suban y te muestren cómo es de inmensa la belleza del agua. Ese es el espacio de la revelación. Eso es posible porque se venció el miedo a la muerte. Eso es el espacio de lo posible”.

Advertisement
Compartir