Por primera vez en más de 20 años, la pobreza extrema creció en el mundo según la ONU

Para el organismo internacional, uno de los problemas principales es la falta de solidaridad entre naciones en momentos críticos y el endeudamiento excesivo, “debemos enfocarnos en garantizar la inversión para la recuperación en los países” dijo el titular de Naciones Unidas.

Según Naciones Unidas, es la primera vez en dos décadas que aumenta la pobreza en el mundo. Una situación que está estrechamente relacionada con la crisis de la pandemia del Covid-19, la cual ayudó a incrementar la brecha de desigualdad entre ricos y pobres en países en vía de desarrollo.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres describió los niveles actuales de pobreza como “una acusación moral de nuestro tiempo”. Expuso que la pandemia del Covid-19 ha permitido que las sociedades y economías de todo el mundo se hayan estancado, dejando en la pobreza a 120 millones de personas en el 2020.

“La asimetría en la recuperación está profundizando aún más las desigualdades entre el Norte y el Sur. La solidaridad brilla por su ausencia, justo cuando más la necesitamos”, afirmó el secretario general de la organización.

Y mientras las fortunas de los millonarios aumentaron en más de 3,9 billones de dólares el año pasado, la población con pobreza extrema pasó de 119 millones a 224 millones de personas.

“La solidaridad está ausente en la acción y el sentimiento de justicia se extiende creando un caldo de cultivo para la violencia y los conflictos, las personas que viven en estados frágiles y afectados por conflictos son las que más sufren, debemos cumplir los compromisos que hemos asumido para cambiar el mundo”, expresó Guterres.

A todo este panorama se suman las complicaciones internas de cada país: las dificultades para encontrar trabajo, la inseguridad y la escasez de alimentos, una situación que golpea incluso más duro a países políticamente inestables.

“Menos armas y más alimentos, menos hipocresía y más transparencia, más vacunas distribuidas equitativamente y menos armas comercializadas indiscriminadamente”, reaccionó el Papa Francisco ante el comunicado de la ONU.

Guterres también presentó un plan de recuperación global en tres vertientes para solucionar problemas globales después de la pandemia: “una voluntad política más fuerte, unas alianzas más sólidas para instaurar una protección social universal de aquí a 2030, e invertir en la reconversión laboral a favor de la pujante economía verde”.

Pobreza en Latinoamérica

Para los países de Latinoamérica el fin del año pasado cerró en cifras rojas. Preocupan especialmente las situaciones que viven países con importantes crisis políticas o de inflación, como puede ser Venezuela o Argentina.

En el informe anual de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) se estimó que el total de personas pobres ascendió a 209 millones a finales del 2020, 22 millones más que el año anterior.

“La pobreza es mayor en áreas rurales, entre niñas, niños y adolescentes; indígenas y afrodescendientes; y en la población con menores niveles educativos”, explica el documento.

Los países que encabezan la lista con mayores niveles de pobreza son Venezuela, con un 94,5%, México con un 43%, Colombia con un 42,5%, Argentina con un 40,6% y Bolivia con un 39%, según los datos oficiales de la comisión.

La CEPAL propone implementar a corto plazo las transferencias de emergencia como el Bono Contra el Hambre, el Ingreso Básico de Emergencia (IBE) y el IBE para mujeres. A mediano plazo sugiere avanzar a consolidar un ingreso básico universal para la priorización de familias con niños, para así consolidar a largo plazo un “sistema universal, integral y sostenible de protección social, como componente central de un nuevo Estado de bienestar”.

FuenteFrance 24 y EFE
Compartir