Corrientes: abrió un merendero por su hija y hoy es la “mamá” de más de 80 niños

"Los Peques" brinda asistencia alimentaria hace más cinco años en el barrio San Roque Este de la vecina capital correntina. Isabel García es la encargada del centro que surgió ante la necesidad de integrar a su niña a la comunidad. Ahora necesitan un techo para seguir con sus actividades.

Las tareas solidarias que tienen a las mujeres como el centro de comedores y merenderos en la ciudad de Corrientes se multiplican todos los años. De forma desinteresada y altruista, se dedican a brindar alimentos y, muchas veces, también educación para niños que ni siquiera conocen.

Quizás sea un gran instinto natural el que las hace asumir el rol de madre y tomar responsabilidades sobre personas que son ajenas a su familia. Por esto, ellas también son como “mamás” para los menores que necesitan asistencia en los barrios con familias de más bajos recursos económicos.

Una de estas historias tiene lugar en el barrio San Roque Este, en la zona de las 177 Viviendas, a una cuadra del cruce la avenida Gauyquiraró y Victoria Ocampo. Allí, se encuentra el merendero “Los Peques”, un centro de asistencia alimentaria que inició sus actividades en 2016 cuando llegó un asentamiento de familias humildes en la zona.

A su cargo está Isabel García (52) quien comentó a diario época que el sitio surgió ante la demanda de “pan y ropa” de los niños de la zonas. “Primero era la encargada de juntar donaciones y luego con mis hijas tuvimos la idea de abrir el merendero”, recordó. Empezaron con 15 menores y ahora ya son más de 80, pero si se tiene en cuenta a las madres y personas mayores de edad, que también reciben asistencia, se contabilizan 160 personas.

“Me impulso tener una niña con capacidades especiales que disfrutaba mucho estar rodeada de chicos, jugar con ellos e integrarse”, comentó Isabel. Como vio que la presencia de los niños le hacía muy bien, decidió continuar con el proyecto. Lamentablemente, Yohana Brusco, su hija, falleció hace un año cuando apenas tenía 25.

Ludmila (19) y Antonella (20) Brusco, sus otras dos hijas, continúan ayudando a su mamá en las clases de apoyo para los niveles primario y secundario. Su yerno, Daniel Villanueva (20), sumó clases de ciencias sociales.
A su vez, reciben la colaboración de diversas instituciones que se acercan hasta el barrio San Roque atraídos por el trabajo de la mujer.

Isabel dedica todo el día a planificar las actividades para el merendero y sobre todo para el bienestar de los chicos. Su carisma y compromiso por las familias más necesitadas convoca a empresas y personalidades de la ciudad que le entregan donaciones.

Este domingo, el Rotaract Río Paraná Corrientes llevó juegos de ciencia y regalos para los asistentes. Así fue la forma de celebrar el Día de la Madre.

Un techo para la “escuelita”

En “Los Peques”, Isabel y sus hijas también brindan apoyo escolar para las materias más difíciles. “Les ayudamos a realizar las tareas de la escuela que muchas veces no entienden sus mamás. Algo aprenden, pero a veces es difícil por que las madres no son constantes con traerlos”, consideró.

Las actividades se realizan en el patio de su hogar al aire libre. El frío y el calor volvieron imperiosa la necesidad de contar con un techo o tinglado para cubrir a los “estudiantes”. “Ya redacté notas con pedidos para distintas autoridades y hasta ahora no tengo respuesta. Es urgente porque con la lluvia y las altas temperaturas se complica”, declaró.

Gracias a las donaciones de “corazones solidarios” cuentan con juguetes, una calesita, un tobogán y hamacas que están a disposición en el mismo patio para los más pequeños. Además, hacen trabajos con pintura y enseñan a leer.

A esta nómina, “Los Peques” añadió hace un mes una “escuelita de fútbol” que ya tuvo sus primeros amistosos con equipos de otros barrios. “Ahora estamos pidiendo ayuda para contar con remeras, shorcitos y pelotas”, relató la encargada. Un total de 22 niños de 4 a 13 años practican el deporte y esperan, una vez que termine las clases, un grupo más grande.

¿Cómo colaborar?

Los interesados en sumar donaciones deben dirigirse a la zona de las 177 Viviendas, manzana “D”, casa 24 en el barrio San Roque Este. O bien comunicarse al número de celular: 3794 63-8080.

Los alimentos no perecederos son necesarios ya que si las donaciones son abundantes, Isabel puede brindar un plato de comida para la cena a parte de la copa de leche de la merienda.

“No cobro ningún plan. Me anoté el año pasado en la convocatoria para comedores comunitarios, pero no tuve suerte”, lamentó. La cuenta de Facebook personal de ella es “Isabel García”, otra vía de comunicación habilitada.

La labor de los merenderos y comedores comunitarios fue fundamental en los últimos meses ante la pandemia que generó una situación difícil en el plano económico y social en toda Argentina. Jefes de familia sin trabajo y precios con subas constantes perforan las finanzas de las familias más humildes de la ciudad de Corrientes y de todo el país.

VIAdiarioepoca.com
Compartir