A los 80 años, murió el mediático sacerdote José Ceschi

Su fallecimiento se produjo en horas de la madrugada de este sábado en la ciudad de Rosario. La información fue dada a conocer por la cuenta de Facebook de la Parroquia Francisco Solano de Corrientes.

José Ceschi murió en Rosario.

En las últimas horas se conoció la noticia del fallecimiento del sacerdote José Ceschi. Su deceso se produjo en ciudad santafesina de Rosario, en donde se encontraba internado desde hace algunos meses. El religioso tenía 80 años.

Ceschi había sufrido un ataque convulsivo hacia fines de agosto en la Casa de las Siervas del Señor Jesús. Mientras que en julio había padecido un accidente cerebrovascular.

La her­ma­na So­co­rro había comentado que el cuer­po del religioso, al igual que el de to­dos los pa­cien­tes en su con­di­ción, se estaba de­te­rio­ran­do.

Escribió más de 2.000 artículos que fueron publicados en páginas de los diarios de varias provincias del país, entre ellos EL LIBERAL de Santiago del Estero.

Además, grabó micros radiales reproducidos por un centenar de emisoras y mensajes televisivos que se transmiten por 40 canales que avalan su trayectoria comunicacional.

Para muchos, estas transmisiones con su meditada palabra son un bálsamo para el espíritu y una pausa para la reflexión.

Sin embargo, para otros, algunos de sus dichos fueron catalogados de homofóbicos y peligrosos.

En julio de 2020, Telefé Santa Fe no se percató de la fecha cuando decidió emitir, como lo hace ininterrumpidamente desde hace 30 años al cierre de la transmisión de cada día, las homilías del padre Ceschi. Así fue como en el día en que se celebraba el aniversario número 10 de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario, se pudo escuchar un recitado de odio dirigido “a toda la familia” que decía: “Es muy doloroso tener un hijo o una hija con esa desviación”.

“Le hago una pregunta: ¿Le gustaría tener un hijo o una hija homosexual?”, preguntó el párroco en su segmento “Pausa en familia”, para después recomendar a los padres y madres de “una persona homosexual” recurrir “a profesionales o a una atención espiritual” porque “a veces se puede corregir con tiempo y hay que intentarlo”. De este modo, el religioso recomendaba las “terapias de conversión” calificadas por la ONU como “prácticas, crueles inhumanas y tortura”.

FuenteDiario Época y propia
Compartir