Carne: “Esperamos que los precios se mantengan y que las familias disfruten de las Fiestas en paz”

Julio Augusto de la carnicería “La Esperanza” se refirió a los precios de la carne, estables desde hace dos meses, y estimó que en 2021 la suba alcanzó un 20%. “La capacidad económica de la gente ya no alcanza, a todos nosotros nos bajó el consumo", señaló y estimó que no se producirán aumentos considerables hasta fin de año por la “baja demanda”.

Tras la renovación del acuerdo para mantener los precios de la carne para el consumo interno, ahora vigente hasta el 31 de diciembre, CIUDAD TV dialogó con el titular de la carnicería La Esperanza, Julio Augusto que, si bien aclaró que no califican como frigorífico exportador para estar contenidos en los parámetros de dicho convenio, los precios que manejan “están dentro de los parámetros de ese acuerdo”.

Dentro de la carnecería, se puede encontrar, por ejemplo, el kilo de costilla a $450, la carne molida a $350, la pulpa a $550. “Son precios muy accesibles, tratamos de competir con el mercado de las grandes cadenas”, sostuvo.

“Los precios están estables hace más o menos dos meses. Ahora hay una suba considerable de la hacienda en pie invernada, de feedlot, y puede ser que dentro de dos meses se traduzca en un aumento, pero sería un poco injusto porque la capacidad económica de la gente ya no alcanza. Incluso a todos nosotros nos bajó el consumo”, señaló.

Estimo que la suba durante 2021 alcanzó el 20% de aumento en los precios, “después se estancó y creo que el hecho de que el precio no se haya movido tiene que ver mucho con el consumo. Hay menos demanda, entonces cualquier producto baja cuando esto se produce. Pero insisto, la carne no es lo más caro de la Argentina; la carne es indispensable, pero no está al recio que debería porque realmente el productor debe trabajar mucho para un animal, eso es valorable también de los productores”.

Recalcó que, a la hora de comprar, lo más usual es que “el consumidor redondee con la cantidad de plata que tienen: pulpa por $300, $400, eso antes no existía y ahora sí”.

“El aumento también tiene que ver mucho a cuestiones impositivas. El que tiene muchos empleados también tiene costos fijos que tiene que absorber. Si nos sacaran un poco el pie del acelerador en lo impositivo, creo que se podría bajar la carne un poco más y se podrían pagar hasta mejores sueldos. Pero ese tema es complicado”.

“Esperamos que en los próximos meses los precios se mantengan, el argentino necesita la necesidad de estar con su familia y compartir momentos. Por eso yo les digo a todos los carniceros que traten de ajustar bien los precios para que la gente pueda disfrutar las fiestas en paz”, expresó.

Compartir