Aumento del boleto: “Hubo un lapso de disparidad que generó competencia desleal entre líneas urbanas e interurbanas”

Así lo consideró Luis Cabrera, subsecretario de Transporte de la Municipalidad de Resistencia, al analizar en CIUDAD TV todo el proceso transcurrido hasta llegar al último incremento en las tarifas de las líneas urbanas. “No refleja los costos”, señaló el funcionario, admitiendo que están “en equilibrio con el bolsillo del usuario”.

El aumento en el costo del boleto urbano del transporte público de pasajeros, fue explicado por Cabrera, observando que “la cronología arranca en diciembre de 2019, cuando con una audiencia pública hecha en marzo de ese año con valores a enero del 2018, se toma la decisión de aumentar el costo del boleto. Transcurre todo el 2020 sin aumentos y recién en marzo del 2021 se hace la audiencia pública en base a lo dispuesto por el Gobierno de la provincia, dado que no puede haber dos boletos con cifras distintas sobre la misma zona geográfica”.

Advertisement

Continuó explicando que “se hizo la audiencia en marzo, se aprueba el costo del boleto y, finalmente, la provincia toma la decisión en abril de aumentar el boleto. Nosotros elevamos esto al Concejo en dos oportunidades y se termina aprobando en los últimos días de junio, en el caso de las líneas urbanas”.

El funcionario municipal reconoció que hubo un desfasaje de tiempo entre ambas jurisdicciones, y “en estos días estuvo impactando ese aumento, que tiene que ver con un sector en crisis donde para nada ese incremento refleja los costos, sino que hay un equilibrio entre los costos del sistema y el bolsillo del usuario. No podíamos seguir con el boleto que teníamos porque estábamos demasiado retrasados, pero tampoco podíamos aumento al valor que determinaba el estudio de costos”.

Acotó además que “se ha inclinado la balanza en el ámbito del Concejo Municipal por un aumento que era el mínimo indispensable. Tuvimos un lapso de disparidad de tarifas, configurando una competencia desleal entre líneas urbanas e interurbanas, porque cubren la misma zona y siempre la gente se va a volcar por la línea más barata. Pero además, estaba exponiendo a daños económicos a las líneas interurbanas”.

Estimó, en cuanto a la rentabilidad del servicio, que “es casi nula, hay muy poco margen de rentabilidad. Y otro poco tiene que ver con que la situación económica no ha evolucionado sino involucionado”, y recordó que “en la audiencia púbica de marzo el costo del combustible se hace con valores tomados entre diciembre de 2019 y enero de 2020, datos que tenían un año de atraso”.

Luis Cabrera en CIUDAD TV.

”En el medio de esto transcurrieron 18 aumentos de combustible, tres paritarias nacionales en lo que tiene que ver con costos laborales del sistema, también una caída en el reparto del subsidio y la concentración de esos subsidios – que nos quitaban a todo el país – se concentró en el AMBA”.

En consecuencia, consideró que “los costos que son determinantes en el sistema como combustible, como sueldos, reparto de subsidios que habían subido estrepitosamente y tampoco hizo que los ingresos mejoraran; porque durante un año no viajó casi nadie y aún hoy el índice pasajero por kilómetro no se recupera porque la gente sigue con miedo, con justa razón. A la hora de viajar no quieren compartir ese tipo de espacios, y pese a que hubo un recupero, no es tal como para alcanzar un margen de rentabilidad”.

En lo referente al servicio en la actualidad, explicó que “estamos con servicio normal, salvo algunas denuncias de los usuarios, con algunos incumplimientos de recorridos circunstanciales o problemas de frecuencias en las líneas urbanas. Y en el caso de las interurbanas tomamos conocimiento, pero la competencia corresponde a la provincia”.

”Armamos un sistema de monitoreo para el sistema de transporte público”, aseveró, y sobre la tasa de uso, Luis Cabrera señaló que “a veces las medidas sanitarias son un poco complejas de llevar a la práctica”.

Advertisement
Compartir