Bajante del Paraná: para recuperar caudal, las lluvias deberán ser superiores a lo normal

En diálogo con CIUDAD TV, el ingeniero en Recursos Hídricos y exfuncionario de la APA, Hugo Rohrmann, se refirió a los pronósticos que indican precipitaciones deficitarias para los próximos meses lo que impedirían revertir la histórica bajante por el resto de 2021. Alertó que si no hay lluvias superiores a lo normal, el 2022 también sería un año de bajante.

“Si se cumple el pronóstico de precipitaciones deficitarias que están dando tanto en Argentina como en Brasil para todo lo que es la Cuenca del Paraná, hasta fines de octubre las precipitaciones van a seguir flojas, van a seguir deficitarias, y eso no va a hacer posible para que dé vuelta esta tendencia de gran bajante que está teniendo el río Paraná”, reflexionó Rohrmann.

Advertisement

El especialista en Recursos Hídricos consideró, en ese sentido, que “si aparecen esas precipitaciones deberían ser importantes, ya no normales sino que superen lo normal”.

En ese contexto, Rohrmann evaluó que, en caso de producirse volúmenes de lluvia superiores a lo normal, en primer lugar será receptado por los suelos, luego por el sistema de represas y recién en tercer lugar se podrá percibir en una recuperación de caudal sobre las costas argentinas. “Si estas precipitaciones son importantes, nosotros que estamos aguas abajo, acá en la Argentina, recién al segundo o tercer mes vamos a empezar a notar un cambio en el comportamiento del río para tratar de ascender y llegar a agua media, que es un poco lo que estamos esperando”, precisó.

“En Brasil, llueve; esta semana en la cuenca del Iguazú llovieron 10, 20, 30 milímetros pero no modifica el estado de situación del río. Es tan evidente el déficit que tiene el suelo que lo que hace es tomar eso, las represas están cada vez más bajas por lo tanto van tratando de recuperar”, describió Rohrmann.

Paralelamente, advirtió que “no hay acuerdo entre Argentina, Paraguay y Brasil para decir en esta situación cuál es el caudal mínimo que debería erogar como para garantizar niveles mínimos”, y aseguró que “es necesario acordar eso dentro del Comité de Cuenca del Río de La Plata. Eso todavía no se ha logrado por lo tanto cada uno tratará de resolver lo más rápidamente posible los problemas que está teniendo”.

“Ahora hay otro detalle: uno puede llegar a estimar que el 2022 también será de bajante. Va a ser muy difícil, tiene que haber demasiada precipitación para decir que en 2022 no va a haber bajante, y ese es otro tema que se está poniendo en análisis tanto para el gobierno argentino como para las provincias”, subrayó.

 

 

Advertisement
Compartir