Emocionante adiós a una leyenda: las lágrimas de Luis Scola luego de haber jugado su último partido en los JJ.OO.

El capitán argentino dejó la cancha faltando 51 segundos para terminar el encuentro ante Australia y se llevó un reconocimiento de todo el estadio.

La emoción de Luis Scola.

Luis Scola, leyenda del básquet y del deporte argentino, se retiró de la actividad profesional – en la dura derrota ante Australia por 97 a 59 – por los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y se llevó una emocionante despedida de parte de todos los presentes en el estadio.

Advertisement

A 51 segundos del final del encuentro, el capitán argentino, de 41 años, fue reemplazado y tuvo su merecido reconocimiento: el partido se frenó y Luifa fue despedido entre aplausos por todo el estadio. Incluso por sus rivales australianos.

Scola se fue entre lágrimas. Intentó contener la emoción pero finalmente se quebró ante el emotivo momento. Levantó tímidamente los brazos y retribuyó con respeto el cariño de todos.

“Intento siempre apartarme de estas situaciones, es un golpe bajo. Estaba esperando que termine el partido. No sé muy bien. Terminó, ya está. Estoy un poco golpeado emocionalmente”, expresó el basquetbolista, dorado en Atenas 2004 y último en actividad de aquella histórica Generación Dorada, en diálogo con TyC Sports.

En ese sentido, dejó en claro que lo impactó el reconocimiento de todas las personas que estaban en el estadio. “Estamos todos viviendo una situación muy especial. Ver a los rivales, periodistas, árbitros… Me golpeó un poco. Intenté apartarme de todo este tiempo y se me vino todo de golpe. Intenté mantener la compostura lo más que pude. Me voy en paz”.

Advertisement
VIAMINUTO UNO
Compartir