Osvaldo Ponce de León recibió el premio “Mario Bosch” por su lucha contra la violencia institucional

Sebastián Ponce de León murió a los 33 años luego de su detención y de recibir una brutal golpiza policial. Su padre Osvaldo fue reconocido este lunes, con el Premio “Mario F. Bosch” que otorga el Parlamento chaqueño en el marco del Día Provincial de la Lucha Contra la Violencia Institucional (ley 2131-E). Un reconocimiento a la incansable lucha que encarnó junto a su compañera y madre de Sebastián, en la búsqueda de justicia.

El galardón instituido por ley 2372-A, cuya entrega se realiza fue otorgado este año  a Osvaldo, padre de Sebastián Ponce de León, un joven de 33 años que falleció en circunstancias de su detención en 2019 y, desde allí, sus padres vienen bregando por el esclarecimiento de los hechos.

El Premio Provincial de Lucha contra la Violencia Institucional “Doctor Mario Federico Bosch”, tiene como objetivo primordial el reconocimiento a aquellas personas o instituciones que luchan contra prácticas sistemáticas de violación de derechos que aún, en tiempos de democracia, continúan con absoluta vigencia, manifestándose en diversos ámbitos y modalidades; como así también promueve la reflexión de quienes forman parte del Estado a repensar aquellas cuestiones que la sociedad demanda, teniendo en cuenta que las necesidades van cambiando de acuerdo a su complejidad.

Acompañaron virtualmente las diputadas Débora Cardozo, Gladis Cristaldo y Teresa Cubells, familiares y amigos del homenajeado; acto encabezado por el presidente del Poder Legislativo, Hugo Sager y los diputados Roberto Acosta y Juan Manuel Pedrini. Al hacer uso de la palabra, el titular del parlamento chaqueño destacó: “Tenemos la responsabilidad como funcionarios públicos de garantizar los derechos de las chaqueñas y los chaqueños; y ante cualquier violación que se cometa a uno de ellos, debe ser acompañada por los tres Poderes del Estado para el esclarecimiento y la sanción correspondiente”.

En esta línea, sostuvo: “La historia de Argentina tiene hechos muy dolorosos, como cada golpe militar que atravesamos, y durante la recuperación de la democracia, desde 1983 en adelante, la Legislatura tuvo un rol protagónico creando aquella comisión que buscó verdad y justicia por la Masacre de Margarita Belén, por ejemplo, y que logró que en todo el país se tomara conciencia sobre este hecho”.

También, el legislador recordó a Mario Bosch como una figura emblemática en la sociedad chaqueña por su lucha contra la violencia institucional: “Nos ha dejado para las actuales generaciones que defienden los derechos humanos y los que vendrán un importante legado y, que esta Legislatura haya instituido su nombre a esta premiación, simboliza la gran labor que realizó por las víctimas y nos compromete a seguir trabajando para brindar más herramientas legislativas que estén direccionadas a garantizar el respeto a los derechos de los ciudadanos”.

“Nunca hubiera querido recibir un premio como el que he recibido en el día de hoy porque es un premio a la lucha contra la violencia institucional, que estamos sufriendo desde la muerte a manos de la Policía del Chaco de mi hijo, Sebastián Ponce de León”, relató Osvaldo sobre los hechos que motivaron su nominación al galardón.

“Lo que siente un padre y una familia que pierde un hijo es indescriptible. Hay que vivirlo para sentir ese dolor y lo peor en esta situación es que la justicia día a día nos va matando con su acción y no acción”, indicó

Por su parte, el diputado e integrante del jurado, Roberto Acosta expresó su satisfacción por este reconocimiento que se hizo desde la Legislatura y que este año fue “en la figura de Osvaldo Ponce de León, este premio a la lucha contra la violencia institucional que se entrega año a año desde el Poder Legislativo, ya sea a una persona o una asociación emblema de esta temática, y que fortalece para seguir luchando contra la violencia institucional”.

“Es lamentable que, mes a mes, año a año estos sucesos sigan sucediendo. Es importante que el Cuerpo legislativo fortalezca con acciones de reconocimiento a quienes luchan por la erradicación de este tipo de violencias, así como también de llevar adelante el compromiso para llegar al esclarecimiento de hechos que todavía están en la búsqueda de la verdad”, afirmó Acosta sobre la importancia de este premio.

Por su parte, Juan Manuel Pedrini manifestó: “Es un premio que resalta a esos luchadores que están en contra de la violencia institucional. Hoy fue homenajeado Osvaldo, quien reconoció que empezó esta lucha a partir de un hecho de violencia institucional que le costara la vida a su hijo hace 2 años. Este padre no se quedó ni se victimizó, sino que está luchando para que se haga justicia y, en segundo lugar, para evitar que esos casos extremos de violencia se naturalicen”, destacó.

Este año compartieron la postulación la Red Puentes Resistencia; el Observatorio contra la Violencia de Género, del niño abusado y LGBTI+ en la figura de su presidenta Clara Chiara Pica; y Jorge Collet y Mabel Dalmas que integran organizaciones de Derechos Humanos en el Norte de la provincia del Chaco, a quienes se les hizo entrega de menciones especiales.

Entregar a Ponce de León el galardón fue decisión del jurado que estuvo integrado por los diputados Roberto Acosta y Débora Cardozo por la Comisión de Derechos Humanos; Susana Pintos por la sociedad civil; Nancy Sotelo del INADI; Santiago Ozuna de la Secretaría de Derechos Humanos; Dafne Zamudio por el Comité de Prevención Contra la Tortura y Otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos y/o Degradantes; la doctora Gisela Gauna Wirtz del Ministerio Público de la Defensa; Mauricio Amarilla por la Comisión Provincial por la Memoria; y Raúl Bittel por el Instituto del Aborigen Chaqueño.

Compartir