Estado de situación: canal, río, flota y soberanía

El Presidente está de viaje y es posible que la apuesta salga bien: el Papa Francisco sin dudas juega a favor, y seguramente también los gobiernos que AF visitará, más allá de que cada uno sobrelleva sus conflictos y sus dramas como puede. Que no es poco porque aquí en Latinoamérica no podemos más que mirar con dolor y asombro las barbaridades del gobierno colombiano, y encima con la OEA y la Sra. Bachelet preocupadísimos por la "situación venezolana".

Por Mempo Giardinelli

Este es un mundo bastante de porquería, podría decirse, pero es el mundo en el que vivimos.

Y acá las aguas siguen turbulentas, del río Paraná hacia abajo. Cierto que la audiencia pública por el Canal Magdalena debe contarse como un hito positivo en el camino, y eso es mérito indudable de uno de quienes abrió la puerta para jugar el gran partido de la soberanía – el Senador Jorge Taiana – pero la realidad argentina siempre es más chúcara. Porque todavía demandará dos o tres años canalizar adecuadamente, y son previsibles las zancadillas. Y el hecho fundamental es que si no recuperamos el Paraná y el Estado empieza a ocupar el lugar que debe y jamás debió perder, estaremos en peligro.

Lo cierto es que el Canal Magdalena es importantísimo y está llamado a jugar un papel trascendente en la unidad de las aguas nacionales desde las fronteras con Bolivia, Paraguay y Brasil y hasta la Antártida. Pero sobre todo hace falta completar el proyecto, desarrollando desde ahora mismo una marina mercante como Argentina supo tener y hoy no tiene. Si no se desarrolla una flota fluvial y de mar, todas las cargas seguirán en nuestro río y nuestro mar bajo banderas extranjeras.

Por eso, sin ánimo de aguar celebraciones por el Canal Magdalena, no debería descartarse que desde algunos escritorios del poder real de este país (capítulo que necesitaría un extenso trabajo, imposible aquí y ahora) el Canal Magdalena sea sólo una especie de premio consuelo mientras se sigue privatizando y reprivatizando todo, incluso los puertos y las montañas, los lagos y los valles.

Lo que ya viene sucediendo: las concesiones en Argentina no pagan impuestos, se llevan lo que quieren, y hasta el cobro de los peajes en nuestras aguas los hacen las multinacionales extranjeras. Y encima sin pagar impuestos, sin controles y contrabandeando, de ida y de vuelta, lo que se les antoja.

Capítulo aparte son algunos líderes sindicales que dan vergüenza, vetustos y panzones y sonriendo como si hubiera triunfado la Patria, cuando ellos mismos fueron entregadores de sus afiliados y siguen sosteniendo situaciones laborales canallas porque en lo único que triunfaron, en los 90 y ahora, habrá sido en las fabulosas porciones recibidas por traicionar a las bases aceptando el cuento de que “los argentinos no somos capaces” de dragar, controlar y cobrar peajes en nuestro río.

“La deuda externa es un mecanismo de dominación” sostiene con razón Horacio Roverlli, uno de los economistas más serios del país porque no juega para tribunas ni patrones. Y suele recordar – cual tábano molestoso – que es imperativo: a) auditar de una vez toda la famosa deuda; y b) no pagar un centavo al FMI hasta tanto se termine una seria auditoría.

La deuda tomada por el macrismo es impagable, incluso por razones morales y de sentido común.

Lo cierto es que, se diga lo que se diga, sobre el río Paraná hoy hay 20 o más puertos exportadores que no son argentinos; son enclaves extranjeros. Tienen territorio propio, fronteras delimitadas por ellos, policía propia, y acceso a y desde el exterior sin controles nuestros. Un disparate que ningún país del mundo aceptaría. O sea que no tenemos soberanía, como no la tenemos sobre el tráfico de por lo menos 5.000 buques de gran porte que entran y salen y la Argentina ignora completamente qué llevan y qué traen.

Esos puertos son propiedad de las compañías ADM, Bunge, Cargill, Dreyfus y Glencore (las cinco con domicilio norteamericano, lo que explica la presión del FMI) y de otras multinacionales como la china Cofco. Nuestro país lo único que hace es poner dragas y personal, pero a nombre de la concesionaria belga Jan de Null. No es exagerado afirmar que si Videla, Massera y Martínez de Hoz revivieran, hoy, se harían un festín.

Y la mención a tales sujetos no es casual. Esta columna piensa que el revivir del espíritu fascista dictatorial es un hecho ya evidente y tan desgraciado como sería negarlo. Por eso últimamente han surgido voces y textos afirmando que la Argentina vive ya en estado pregolpista. Es innegable que el poder económico estimula un golpe en proceso y no sólo aquí sino en otros países hermanos de esta Latinoamérica que hoy vuelve a sangrar por sus venas abiertas.

Se dice desde hace tiempo, y es ya un saber popular, que los golpes de estado tienen nuevas formas y se ejecutan – reconocerlo es forzoso – con paciencia y astucia, con operadores e intelectuales inteligentísimos que logran que la mierda parezca oro en sus retorcidos análisis y argumentos amplificados en mentimedios y telebasura.

Sus voceros todoservicio trabajan a destajo para mentir, inventar y distorsionar, y es asombrosa su capacidad de corromper a medio mundo mientras el otro medio mira, acepta y se resigna con pasividad digna de mejores causas. El golpe en marcha no es evidente, desde luego, pero está a la vista de quien lea la realidad con más suspicacia que ingenuidad.

Por suerte hay muchos y muchas que ya ven clarito cómo operan, coordinados, una Corte golpista, un aparato judicial corrupto y abusivo, y un sistema de dominación comunicacional que ya es casi como Dios: nadie lo ve, o no quiere ni puede verlo, pero está en todos lados, vomitando heces y enfermando cabezas. Y eso es letal cuando desde la política no se admite que el Derecho y la Justicia jamás son neutrales, y por eso es imprescindible el equilibrio de poderes.

El que vivimos no es un mundo vistoso ni agradable, desde ya. Ni sano, y no sólo por la peste. Pero es el mundo –y Argentina el país– en el que los que nacimos y habitamos estas tierras generosas hasta la estupidez (incluimos en el plural al hermano pueblo colombiano martirizado en estas horas) vivimos en zozobra política, económica y jurídica permanente. Y sin tregua.

El capitalismo neoliberal exacerbado es así; ingenuo el que no lo sabe. O hace como que no lo sabe. O cree que lo va a doblegar con sonrisas y buen trato.

En la Argentina de hoy, y tal como algunos anticipan de diversos modos, podría estar empezando a gestarse un golpe silente, hasta ahora desconocido en toda la Historia Americana. Han empezado por apoderarse de los productos de mayor valor que hay en nuestro territorio (oro, plata, cobre y nuestro río Paraná) y ahora vienen por el litio y seguirán por todas las aguas y para eso han militarizado las Islas Malvinas, hoy, ya, un poderosísimo portaviones que mira hacia la Patagonia y todo el Atlántico Sur.

Por eso muchos pensamos que sería sensato no descartar el llamado a un referéndum, para decidir las cuestiones de soberanía más urgentes y urticantes. Un plebiscito, estamos diciendo, que además decida la urgente Reforma Constitucional.