Violencia institucional: reconocerán a un padre que busca justicia por la muerte de su hijo a manos de la policía

Se trata de Rubén Ponce de León, padre de Sebastián, quién falleció a los 33 años luego de ser detenido y de recibir una brutal golpiza policial. Su padre encabezó la búsqueda de justicia cuestionando desde el inicio la investigación que llevaba adelante la Fiscalía de Derechos Humanos. Por eso será reconocido este lunes 10, a las 10, con el premio a la Lucha contra la Violencia Institucional “Mario Federico Bosch”.

Rubén Ponce de León

Más allá del reconocimiento que todos los años entrega la Cámara de Diputados del Chaco a personalidades u organizaciones por su lucha contra la violencia institucional, en el caso de Rubén Osvaldo Ponce de León el mejor “premio” será, sin lugar a dudas, que avance la investigación por la muerte de su hijo en la cual dos agentes policiales se encuentran imputados por el delito de tortura seguida de muerte y un tercero, el de mayor rango, por omitir denunciar las torturas. Según pudo saber CHACO DIA POR DIA.COM, la causa ya estaría en condiciones de ser elevada a juicio oral.

Sebastián Ponce de León fue detenido el 31 de enero de 2019 y alojado en la Comisaría Primera de Barranqueras y luego trasladado al Hospital Perrando donde falleció 10 días después como consecuencia de una insuficiencia renal aguda que habría sido provocada por la brutal golpiza recibida en la sede policial y durante el traslado.

Desde un comienzo, la causa atravesó un dilatado derrotero judicial por cuestiones de competencia, como suele ocurrir en casos en los que se sospecha de la participación de funcionarios de la fuerza policial, hasta que quedó radicada definitivamente en la Fiscalía Penal Especial de Derechos Humanos que en octubre de 2020 ordenó la detención de dos agentes a quiénes luego imputó por el delito de “tortura seguida de muerte” y a un tercero de mayor jerarquía por omitir denunciar las torturas.

La familia siempre sostuvo que Sebastián murió como consecuencia del accionar policial y pidió que se investigue esa hipótesis. Además, el padre del fallecido denunció que durante la detención, el joven resultó con lesiones gravísimas, que derivaron en una insuficiencia renal aguda, al tiempo que manifestó que al momento de recuperar la conciencia, al cuarto día de internación, el propio Sebastián relató a la familia que había sido muy golpeado por la policía, pero que tenía miedo de denunciar en el lugar porque había un policía custodiándolo. Fueron los familiares de Ponce de León, precisamente, los que apelaron a todas las instancias necesarias para que en esta causa no se consagre la impunidad como es habitual en casos que involucran a funcionarios policiales.

Sebastián Ponce de León permaneció internado inconsciente en el Perrando hasta su muerte

La clave de la segunda autopsia

Pese a que en un primer momento se practicó una autopsia del cuerpo de Sebastián por parte del equipo del Instituto Médico Forense del Poder Judicial (IMCiF) que reconocía que la causa de la muerte estaba “directamente relacionada a los politraumatismos padecidos”, ni los familiares ni las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros y el Comité Provincial de Prevención contra la Tortura quedaron conformes con el resultado.

Así, hace poco más de un año, resolvieron solicitar una nueva autopsia a manos de especialistas en casos de violencia policial como los peritos forenses Basilio Ramírez y Virginia Creimer (quién recientemente participó en la autopsia del resonante caso del joven Facundo Astudillo Castro). Al aplicarse el denominado “protocolo de Minnesota” para casos de muertes violentas en manos de fuerzas de seguridad, los especialistas concluyeron “la localización de multiplicidad de lesiones a nivel de tórax, abdomen, cabeza y pies específicas de malos tratos atribuibles a las prácticas de las fuerzas de seguridad estatales”.

La elección 

El papá de Sebastián Ponce de León resultó elegido por el jurado entre otros postulados como la Red Puentes Resistencia, que aborda de manera libre y gratuita el tratamiento integral y la prevención específica e inespecífica de los consumos problemáticos de sustancias en jóvenes y adultos de los sectores populares; el Observatorio contra la violencia de género, del niño abusado y LGBTI+ en la figura de su Presidenta Clara Chiara Pica, y Jorge Collet y Mabel Dalmas, que integran organizaciones de Derechos Humanos en el Norte de la provincia del Chaco, quienes recibirán una mención especial.

El jurado estuvo integrado por los diputados Roberto Acosta y Débora Cardozo por la Comisión de Derechos Humanos; Susana Pintos por la sociedad civil; Nancy Sotelo del INADI; Santiago Osuna, de la Secretaría de Derechos Humanos; Dafne Zamudio por el Comité de Prevención Contra la Tortura y Otros Tratos y Penas Crueles, Inhumanos y/o Degradantes; la defensora Gisela Gauna Wirtz, del Ministerio Publico de la Defensa; Mauricio Amarilla, por la Comisión Provincial por la Memoria, y Raul Bittel. Participó también el diputado Juan José Bergia integrante de la Comisión de Derechos Humanos.

El premio

Según establece la Ley 2372-A el mismo consistirá en: una placa, en el que figurará la imagen del escudo de la Provincia del Chaco y en el contorno la inscripción “Premio Provincial de Lucha contra la Violencia Institucional Dr. Mario Federico Bosch” y la impresión de material gráfico alusivo a la temática.

Compartir