Transfemicidio de Fabiola: dictaron prisión preventiva para los dos sospechosos

Así lo dispuso el fiscal de la causa, Roberto Villalba. Los hermanos Roberto y Hernán Rodríguez quedaron imputados por el delito de homicidio agravado por odio a la identidad de género. Seguirán detenidos por separado: uno en la Comisaría de Isla del Cerrito y otro en Margarita Belén.

Fabiola Ramírez fue asesinada el 3 de marzo del año pasado.

El fiscal de Investigaciones 6, Roberto Villalba, dictó la prisión preventiva a los hermanos Roberto y Hernán Rodríguez, ambos acusados de asesinar a Fabiola Ramírez, una joven trans de 22 años que vivía en el barrio Rawson de Resistencia.

Villalba confirmó a CHACO DIA POR DIA que los sospechosos quedaron imputados por la aplicación del inciso cuarto del artículo 80 del Código Penal, el cual estipula como un agravante de homicidio al que se efectúe por odio “a la orientación sexual, identidad de género o su expresión”. El mismo tiene como pena la reclusión perpetua.

Los hermanos, de 21 y 17 años, continuarán detenidos por separado: uno, en la Comisaría de Margarita Belén y otro en la de Isla del Cerrito. Ambos se abstuvieron de declarar ante el fiscal.

El 3 de marzo, Fabiola Ramírez fue a almorzar a lo de una amiga en Ayacucho al 800, en Resistencia. Pasadas las 15, tomó un remis para regresar a su casa. Fue la última vez que la vieron con vida.

Dos días después, la encontraron asesinada en su domicilio ubicado en calle Alem al 1800, luego de que los vecinos informaran a la policía de un fuerte olor nauseabundo que provenía de allí. Se sospecha que su deceso ocurrió entre las 15.15 y las 20 del 3 de marzo.

El 10 de marzo, el fiscal Villalba ordenó el allanamiento de una vivienda ubicada en calle Falucho 620 y la detención de dos personas: los hermanos Ramírez.

Lo que hasta ahora se desconoce es cómo fue la mecánica del transfemicidio. El médico forense, Osvaldo Mambrín, indicó en la pericia preeliminar realizada al cuerpo de Fabiola que “no se observan lesiones traumáticas producidas por arma de fuego, arma blanca, surco por ahorcadura o estrangulación”. Tampoco se observan lesiones en las manos como signo de defensa ante lesiones de arma blanca.

Como dato relevante, indica que se observan “dos lesiones cortantes de dos centímetros aproximadamente en mentón, por encima del cuello”.

Mambrín sostiene en este punto que “no se evidencia una causa concreta de muerte en forma preliminar” por lo que “deberá investigarse (alguna) enfermedad pulmonar, ingesta o aplicación de sustancias tóxicas”. En este sentido, el profesional fue más allá y consideró que habría que analizarse si hubo algún tipo de “sofocación dado la congestión en el cuello”.

“Se descarta el degüello, según lo referido y solicitado a descartar, no así un evento violento tipo sofocación con intoxicación o sedación previa”, advirtió. Es decir: la pudieron haber drogado para evitar que se defienda y luego la asfixiaron con algún elemento que le obstruyera las vías respiratorias.

“Por el momento”, abundó Mambrín, “no se descarta ninguna hipótesis traumática que no pudimos confirmar con los elementos obtenidos”. En los párrafos finales del informe forense, el especialista informó que para avanzar en la investigación de la causa de muerte se tomaron muestras para toxicología, anatomía patológica, especialmente en vasos del cuello, muestras para determinar la agonía y contenido gástrico para descartar o confirmar la ingesta de sustancias.

Compartir