Causa Fappo: la Procuración General pidió al fiscal Otero que informe si recibió amenazas durante la investigación

Mediante el Oficio Nº 53, la Procuración General de la Provincia solicitó al fiscal Lucio Otero “que manifieste a la mayor brevedad posible” si en el transcurso de la investigación de la causa por el desvío de pauta oficial recibió algún tipo de presión, amenaza o coacción por parte de procurador Adjunto, Miguel Fonteina, que hayan provocado “interferencias en su actividad”. Fue después de las declaraciones públicas realizadas por Otero, quien dijo de manera expresa que recibieron “…aprietes de nuestra gente”.

Foto ilustrativa del juicio por la causa conocida como "Fappo".

La Procuración General del Poder Judicial del Chaco comunicó, en relación a los hechos  acontecidos y que fueran publicados en un medio periodístico, respecto a aseveraciones efectuadas por el Fiscal de Investigación, Dr. Lucio Otero, integrante del Equipo Fiscal Especial, que llevara adelante la investigación penal preparatoria de la causa conocida como FAPPO, en lo concerniente a expresiones efectuadas en la red social Twitter y del que referencia a una expresión de “…aprietes de nuestra gente…”, una vez conocida la sentencia dictada en la referente causa.

 

A tal efecto mediante Oficio Nº 53 de fecha 16/03/2021 se solicitó al Funcionario de este Ministerio Público Fiscal a que manifieste a la mayor brevedad posible si en el transcurso de la investigación de la causa mencionada precedentemente, ha recibido algún tipo de presión, amenaza o coacción por parte del Sr. Procurador General Adjunto, Dr. Hugo Miguel Fonteina y/o de parte del suscripto, que haya provocado interferencias en su actividad como integrante del Equipo Fiscal Especial y titular a cargo de la referida investigación.

 

Habiéndose recepcionado descargo del Sr. Fiscal Otero, el cual manifestara que: “a efectos de salvaguardar los principios fundamentales de ética, honor, transparencia y buen nombre de todos los integrantes de nuestro amado Ministerio Público Fiscal y de nuestro Poder Judicial del Chaco, que nunca se ha sentido presionado negativamente o amenazado por parte del Sr. Procurador General ni del Sr. Procurador General Adjunto y de ningún integrante de la Magistratura, ni mucho menos de colaboradores del Poder Judicial, rescatando que siempre ha podido desarrollar sus tareas con los demás integrantes del Equipo Fiscal Especial en forma independiente y respetando las resoluciones en todas las causas y recibiendo el apoyo de los Señores Ministros del Superior Tribunal de Justicia a dichas investigaciones en todo lo referente a la resolución de planteos legales, todo con el fin de impartir justicia.

 

Por último, deja aclarado que no tiene acusación alguna en contra de personas o instituciones en particular, por el cual le genere la obligación de poner en conocimiento de autoridad pública alguna, y que las manifestaciones de supuestas “amenazas” han sido de terceras personas y no ha causado en su accionar injerencia para hacer o dejar de hacer algo relativo a sus funciones.

 

Por tales motivos y teniendo en consideración los argumentos vertidos por el Dr. Lucio Otero en su contestación, esta Procuración General da por finalizada toda cuestión referente a las manifestaciones de público conocimiento y de gravedad institucional por parte de uno de los integrantes del Equipo Fiscal Especial integrado por los Dres. Graciela Griffith Barreto, Nélida María Villalba y Lucio Otero, que tuvo a su cargo la investigación penal preparatoria conocida como causa Fappo.

 

Asimismo resulta propicio destacar que la conformación del Equipo Fiscal Especial integrado por la Sra. Fiscal del Equipo Coordinador “D”, Dra. Graciela Griffith Barreto y el Sr. Fiscal del Equipo Fiscal Nº 13,  Dr. Lucio Otero, continuarán con la investigación penal preparatoria de las causas en donde se investigan delitos contra la administración pública, prestando el apoyo incondicional de esta Procuración General y Procuración General Adjunta, demostrando que trabajamos con un Ministerio Público Fiscal, único, fuerte y sólido; bregando siempre por una correcta prestación del servicio de justicia, teniendo como objetivo final la posibilidad de vivir en una sociedad cada vez más justa.

 

Compartir