El Intendente de Resistencia inauguró el período de sesiones del Concejo Municipal: “Apostamos a recuperar la moral del trabajo”

Quedó inaugurado el periodo de sesiones 2021 del Concejo Municipal de Resistencia. El intendente Gustavo Martínez en su discurso inaugural hizo un recuento de lo sucedido en 2020 haciendo eje en la forma en la que se debió trabajar debido a la pandemia que afectó al mundo entero. Luego mencionó las obras que están llevándose a cabo en este momento y los beneficios que traerán para los vecinos y vecinas. Y para finalizar, detalló todas las cuestiones en las que se pretende trabajar en este 2021, indicando todos los proyectos que se planean presentar ante el Concejo para mejorar la gestión.

Estuvieron presentes el presidente del Concejo Agustín Romero; los y las concejales Jorge Wozniska, Mario Delgado, Soledad Villagra, Carla Canteros, María Teresa Celada, Fabricio Bolatti, Carlos Salom, Katia Blanc, Alicia frías y Dino Ortiz Melgratti, además de la secretaria Claudia Caballero. También presenciaron la apertura el secretario de Gobierno, Hugo Acevedo; la secretaria de Desarrollo Humano, Laura Balbis; el secretario de Servicios Públicos, Claudio Westtein; el subsecretario de Legal y Técnica, Raúl Parra, y el secretario de Hacienda y Finanzas, Francisco Vescera. En tanto que la Oración Ecuménica estuvo a cargo de la Mesa Interreligiosa de la provincia del Chaco.

Martínez arrancó señalando que “iniciar este periodo de sesiones es iniciar un año de gestión bastante particular y especial atendiendo a que en 2020 hemos vivido una situación muy peculiar en toda la humanidad, que sin lugar a dudas ha marcado la conducta y los hábitos de todos los habitantes de nuestro planeta y sin excepción de los vecinos y vecinas de la Ciudad de Resistencia”.

“Hace un año atrás, cuando iniciamos el periodo de sesiones 2020, teníamos una visión de las acciones que debíamos llevar adelante en forma conjunta desde el Gobierno de la Ciudad, que fue paulatinamente moderada a partir de las necesidades sanitarias, sociales y económicas debido a esta pandemia mundial que hemos vivido desde el mes de marzo con una serie de protocolos y las pautas establecidas por el Gobierno Nacional y Provincial que hemos acompañado desde esta gestión”, indicó.

“Eso hizo que vivamos un año muy especial desde muchos aspectos, impensado para el gobierno de la Ciudad, para los vecinos y vecinas, para el desarrollo normal de la actividad económica, para las pautas de desarrollo y de crecimiento de la sociedad, impensado para el mundo; esto ha cambiado muchos de los objetivos y metas que tienen que ver con el quehacer de la gestión”.

Por esto, explicó que desde el mes de marzo se ha priorizado lo estratégico y básico, denominado para el protocolo nacional e internacional como actividades esenciales y mantener vigente las acciones indispensables que el Gobierno de la Ciudad tiene como responsabilidad por Carta Orgánica, que tienen que ver con los servicios básicos, con la recolección de residuos, la limpieza, el cuidado del ambiente en donde nos desarrollamos cada día. “A eso hemos volcado nuestra energía en los primeros meses de pandemia y eso nos ha permitido poner en superficie la capacidad de trabajo y de organización que tiene la estructura de recursos humanos del Municipio. El trabajador municipal también ha sido parte de las acciones heroicas que ha tenido nuestra población a lo largo y a lo ancho del país y en todo el planeta”, marcó.

“La expansión del protocolo de aislamiento físico, denominado cuarentena, ha provocado que tengamos que redireccionar, porque aquellas acciones que entendíamos que podían ser temporales se transformaron en acciones de prevención de todo el año y eso ha cambiado el plan de trabajo de nuestra gestión”, señaló.

Y a continuación, detalló que por toda esa situación que se debió enfrentar se decidió trabajar en dos aspectos fundamentales durante el periodo 2020, el primero de ellos fue fortalecer la estructura de servicios y planificar la descentralización. “Tenemos que entender que es indispensable que el Municipio que hoy tiene una expansión casi un 100% mayor a la de 30 años atrás debe sufrir una modificación en su estructura de servicios. Como ejemplo citó que la ubicación actual de la Dirección General de Limpieza data de 60 años atrás, ya prácticamente en el microcentro de la Ciudad de Resistencia, la disposición de las siete delegaciones municipales data de hace 30 años atrás y lo mismo sucede con los Centros Comunitarios que fueron creados hace 25 años”, manifestó.

“Desde hace tres décadas a la fecha la Ciudad ha crecido en superficie y por eso es importante pensar que el servicio no puede ser llevado adelante desde una acción mecánica, sino desde un valor que es la planificación y la expansión en el territorio. Por eso hemos puesto mucho énfasis en este periodo especial de gobierno, en el cual hemos tenido que convivir con los protocolos y el aislamiento físico para que podamos hacer productivo el tiempo de gestión”.

El otro aspecto fundamental en que se trabajó es en poner en valor la planificación para que todas las acciones que se llevan adelante en el ejercicio mensual y anual tengan que ver con un plan a mediano y largo plazo, que no sean acciones aisladas, y que estén pensadas en un plan mayor que permita visionar soluciones estructurales para la Ciudad de Resistencia. “Adecuar la conducta diaria de nuestros equipos de trabajo es muy importante, que construyamos el paradigma de la planificación y de lo correcto es fundamental. Resistencia tiene problemas estructurales, que los tenemos que enfrentar entre todos con la mayor capacidad de construcción de consensos, pero con la firme decisión de llevar adelante una transformación que verdaderamente nos permita un desarrollo armónico, justo, y ordenado de todos los aspectos de la ciudad. Para nosotros la planificación es el valor fundamental en materia de gestión”, indicó.

“Pensamos que lo más productivo que podemos hacer como equipo es dejarle a la gestión que viene un camino a recorrer, planes de gestión, que más allá del año 2023 se puedan ejecutar con total normalidad y que permitan que tengamos una planificación en las acciones estructurales y en las acciones cotidianas que llevamos adelante. Por eso, hemos desarrollado con los equipos de la Ciudad planes que tienen que ver con la infraestructura, con el ordenamiento de las obras prioritarias, con la incorporación de los recursos naturales a la trama urbana, con la protección hídrica que necesita una ciudad de llanura que está rodeada de ríos y que ha tenido problemas históricos por su cónclave topográfico, y que ha sido irremediable para los vecinos y vecinas la afectación por lluvias intensas o crecida de ríos”.

“Los planes directores de gestión en pavimento, en desagües pluviales, sistemas lacustres y espacios públicos es lo que nos va a permitir poner un orden al esfuerzo que llevamos adelante. Estos planes van a ser presentados ante el Concejo para que sean convertidos en ordenanzas, para que puedan ser la guía de la gestión del financiamiento de la Ciudad”, detalló.

Obras

El Intendente mencionó que la actual gestión de obras de la Ciudad lleva adelante un obra por administración con una inversión de más de 30 millones de pesos, con recursos propios, que es el saneamiento de la cuenca Este de la gran cuenca de la Laguna Ávalos que desemboca sobre el río Negro. Esta obra permitirá que desde la avenida Lavalle hacia el río, se pueda sanear los barrios Villa Universidad, Paykin, y la zona de la avenida Lavalle que históricamente se inundaba por ese hundimiento de casi 100 metros en la desembocadura del canal principal de Los Inmigrantes.

Esto se conecta con la obra anterior que también se realizó por administración, con una inversión de 18 millones de pesos que es un cambio de 30 metros de cañería de hormigón que estaba destruido en la intersección de avenida Wilde y calle La Rioja, que también se hizo con personal y equipo municipales.

Estas obras son pensadas y para este año como obra prioritaria tenemos el canal Flórida, para desaguar gran parte del Este de la ciudad hasta la Laguna de La Liguria y el canal que conecta la Laguna de Villa Seitor con la Laguna de Villa Chica y el Barrio Toba, que permita desaguar otra gran cuenca, desde la vía hacia el río Negro.

Además, se está iniciando la obra del corredor que va a conectar gran parte de los barrios de la zona sur, desde Villa Marín y el barrio Güiraldes, que conlleva un conducto en la calle Duvivier, que demandará una inversión de casi 80 millones de pesos en materiales y mano de obra, para sanear toda la chacra 206. Esto se convertirá en una vía alternativa entre avenidas Soberanía y Edison.

Desagües

Destacó que el trabajo de los empleados municipales se ha notado en materia de escurrimiento en el sector Sur, Norte y Oeste, y el esfuerzo que se hizo para la recuperación de todo el sistema hídrico. Dentro de la Ciudad existen grandes canales a cielo abierto, canales internos en los barrios, alcantarillas entubadas de hormigón, conductos de hormigón entubado y conductos de caños que tienen grandes cámaras que sirven de reservorio en cada una de las bocacalles de la Ciudad.

“Esto tiene que tener un plan permanente de mantenimiento como se hizo también con la poda programada, que la vamos a mantener en el tiempo, para que el vecino y la vecina sepan que en cada período se va a hacer un alteo de copas, y una poda de toda la vegetación arbórea de su zona”, explicó.

Trámites

Por otra parte, mencionó que se incorporó por primera vez al Municipio la posibilidad de realizar trámites digitales con muy importantes resultados en la agilización de gestiones como por ejemplo en la habilitación para el inicio de obras de construcción que tiene un tiempo de aprobación menor a un mes, cuando esto generalmente tardaba dos o tres años.

“Hemos incorporado una gran cantidad de metros cuadrados cubiertos a las áreas construidas de la Ciudad, incorporamos gran cantidad de lotes y con ellos más contribuyentes y tenemos el desafío de sumar a 30 mil contribuyentes más, a partir de una ordenanza van a empezar a regularizar su situación con el Municipio”, explicó y agregó que también se debe incorporar al ordenamiento catastral a más de 20 barrios que a su vez se sumarán a la base imponible de la Ciudad.

Además, destacó la posibilidad de pagar por medios de la aplicación Pagos Simples, por homebanking, por medios electrónicos de pago, y a través del sistema Lotipago. Y entre los avances en materia tecnológica también mencionó que hoy los trabajadores marcan su asistencia mediante un sistema de reconocimiento facial y huella dactilar. También la actualización de los medios de pago y bancarización de los trabajadores municipales.

Ordenamiento

“Tenemos que continuar en este camino de modernización”, enfatizó y agregó que “es muy importante el ordenamiento interno, lo cual genera ruido, pero tenemos el acompañamiento de áreas importantes, vamos a continuar en ese camino siempre en fortalecer la estructura de trabajo para la prestación de servicios a favor del vecino y la vecina”.

“Necesitamos recuperar la moral del trabajo que es fundamental, ya no existe más en la sociedad, en el mundo de la tolerancia social, la idea de que el más vivo saca ventaja y que el otro es el que tiene que trabajar, todo lo contrario. Hace un año planteamos que vinimos a hacer lo que hay que hacer, sabemos lo que hay hacer y muchas de las cosas a veces cuestan y traen conflictos pero entendemos que debemos seguir transitando ese camino”, aseguró.

En esa línea, remarcó que en 2020, la Ciudad reconoció a 3100 trabajadores los beneficios que le corresponden y que estaban esperando, en algunos casos, hace más de cinco años. “De forma pensada o impensada la estructura está diseñada para que el trabajador municipal tenga un sueldo básico bajo para que siempre tenga que depender de una lapicera que le otorgue beneficios transitorios que le den la posibilidad de cobrar mejor”, expresó y manifestó que “es necesario que el trabajador sea dignificado en serio, con una carrera administrativa limpia, que no tenga que depender de nadie para tener un beneficio, esto es lo que vinimos a cambiar, se lo debemos los empleados municipales”.

Anunció, además, que se enviará un proyecto de ordenanza para que se limite la estructura de planta permanente de la gestión municipal. “La irresponsabilidad con la que se administró la incorporación de recursos humanos nos provoca una gran afectación, y es muy importante que esto no suceda de ahora en adelante”, afirmó.

Metas 

Entre las cuestiones a seguir trabajando mencionó que se planea avanzar con la descentralización, para ello se quiere definir 20 delegaciones de servicios; y fortalecer la política de mejoramiento edilicio de los centros comunitarios ya iniciada. Por otra parte, se planifica un corredor de pavimento para la zona Oeste, un corredor en la zona Norte, el corredor uno de la zona Sur, un segundo corredor entre 9 de Julio y Soberanía y un corredor en la calle Brown.

“En los planes de gestión vamos a poner mucho énfasis en el espacio público, en el equipamiento de los espacios públicos y, en ese sentido, estamos trabajando con la Provincia en un proyecto para enviar a la Cámara de Diputados para la transferencia de los grandes parques públicos a la Ciudad de Resistencia”, dijo y sumó que se va a continuar con la reestructuración de los usos del espacio común, y en los barrios se buscará la recuperación de las calles de tierra, ripio y de la iluminación. También, se presentará ante el Concejo el proyecto para el nuevo mapa de uso de la Ciudad, un nuevo Código de Planeamiento Urbano, un nuevo Reglamento General de Construcción y la redefinición del valor de la tierra. Se pondrá en marcha la Escribanía Municipal, la Agencia de Desarrollo Urbano y se dispondrá un loteo urbano, para el acceso a la tierra, que en principio será para trabajadores municipales.

Además, especificó que es muy importante avanzar con el trabajo conjunto con los empresarios de la Ciudad; el blanqueo de la actividad económica, y habilitaciones comerciales; una ordenanza para la creación de un nuevo Código Bromatológico; proyecto de ordenanza de tránsito y transporte único; la creación de un mercado para la venta de productos locales en un marco regulado; el rediseño del transporte público de la Ciudad; con la estructura del poder judicial municipal; con la oficina de Violencia Laboral; con el Digesto jurídico; fortalecer el concepto de gobierno digital, con la firma digital y papel cero, a través de un convenio que se firmó con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para intercambiar experiencias y obtener conocimientos para avanzar en esas temáticas; un proyecto de ordenanza para la creación del Fundación Ciudad Solidaria, que permitirá ordenar políticas de inclusión para la niñez, adolescencia, mujer y mayores.

Para finalizar, enfatizó en que se apuesta a un cambio de paradigma que seguro traerá molestias en algún sector y en ese sentido, volvió a remarcar lo que ya había manifestado en su discurso inaugural de 2020: “No estamos trabajando para la siguiente elección, estamos trabajando para la próxima generación, eso implica cambios, que muchas veces hacen ruido”.

Compartir