Inflación

El diputado provincial, Roberto Acosta, brindó un análisis macroeconómico y social. Sobre el impacto de la pandemia en la actividad económica y sus graves secuelas en los principales rubros.

Por Roberto Acosta (*)

Lo que trajo la pandemia para nuestro país fue sin lugar a dudas la profundización de las desigualdades en todos los sectores.

Tras meses de parate de la actividad económica, fueron muchos los rubros que se vieron afectados. Lógicamente las familias fueron las más golpeadas, con la pérdida de puestos de trabajo o reducción del salario, el aumento en los alimentos y servicios y la falta de una medida clara para contener la inflación.

Mientras que desde el Banco Central proyectan una inflación del 49,8% para este año, la inflación acumulada del año 2020 fue del 36,1%, según Indec. El índice de precios de Enero 2021 registró una variación mensual del 4,0%, donde la región noreste tuvo un alza del 4,3%. Los rubros más afectados fueron la comunicación, el transporte y los alimentos. Ahora, el NEA viene siendo, junto con el NOA una de las regiones más afectadas al momento de hablar de precios.

Indec presentó los índices de la Canasta Básica Alimentaria y Canasta Básica Total de Enero a nivel nacional y se traduce de la siguiente manera: Una familia de 4 integrantes necesitó $23.722 para no caer en la línea de indigencia y este mismo grupo familiar, necesitó durante Enero un ingreso de $56.459 para no caer debajo de la línea de pobreza.

¿CUANTO CUESTA COMER EN CHACO ?

Cuando hablamos de la provincia de Chaco, debemos entender justamente cuáles son las desigualdades de la región. No tenemos acceso pleno al agua en todo el territorio provincial, los costos de energía son mayores a otras partes del país, el transporte tiene valores altamente distintos, el costo de los diferentes alimentos también varía de acuerdo a las zonas de nuestra provincia, puntualmente el pan, carnes y verduras.

El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) de Chaco  presenta el Índice Barrial de Precios, un relevamiento mensual donde realizan el seguimiento de los 57 productos que componen la canasta básica de alimentos, en comercios de cercanía del Gran Resistencia y la ciudad de Sáenz Peña (como cita). Según los estudios realizados, el valor de la Canasta Básica Total de Diciembre 2019 era de $33.591,18 mientras que para Diciembre 2020 fue de $54.010,64. Lo mismo en el caso de la Canasta Básica de Alimentos, dónde Diciembre 2019 tuvo un costo de $12.846,94 y en Diciembre 2020 fue de $22.045,16, marcando un aumento del 71,60% interanual. Partiendo de estos datos se podría decir que una familia tipo debe contar con ingresos superiores a 22 mil pesos mensuales para acceder a la canasta básica de alimentos.

Los rubros más importantes, como son almacén, verdulería y carnicería, registran aumentos considerables todos los meses. Entre 2019 y 2020, el sector verdulería fue el que más aumento registró de manera interanual representando un 126,20%, siguiendo por la carne con el 77,88% y finalizando con almacén en un 48,33%.

El pan es uno de los aumentos más significativos, y es uno de los alimentos más consumidos en nuestra región. Según ISEPCi, este ítem entre 2019 y 2020 registró un aumento del 33,33%, pasando de $60,00 el kilo, $80 respectivamente. En cambio, en Febrero de 2021, el valor del pan ha subido a $100 según el Centro de Industriales Panaderos del Chaco. En nuestra provincia los precios se encarecen de acuerdo a las distancias o el acceso, en la Región de El Impenetrable zona de difícil acceso por sus características territoriales, el kilo de pan ronda los 120/130 pesos.

Otro ítem que está relacionado al aumento dispar según la zona de ciertos alimentos, es el combustible, en este caso, el litro de nafta súper asciende a $120, mientras que en otros lugares ronda los $90, $95.

EL VALOR DE LOS SERVICIOS

Antes mencionamos el valor de los alimentos sin repasar sobre los servicios. Hoy en la provincia en concepto de agua y cloaca, se paga $608,25 por 12 m3 de agua, valores que no se actualizan desde el año 2018. Sin embargo, no todas las familias chaqueñas cuentan con acceso a conexión domiciliaria de agua y esto representa otro costo, que modifica claramente la economía del hogar.

Por otra parte, cuando hablamos del servicio de energía, debemos tener en cuenta que una familia que consume promedio 550 Kwh por mes, debe pagar $2.729,64.

En materia de transporte hablamos del costo del boleto en $25,90 promedio, otro de los rubros que en pocas semanas convocará a una audiencia pública. Por otra parte el gas, que hoy tiene un valor de $540 la garrafa social, encontramos en otros distribuidores a $600 y en las localidades del interior mucho más.

Y una de las problemáticas más profundas y difíciles que tiene nuestra provincia, tiene que ver con el acceso a la vivienda. Nos encontramos con precios que son inaccesibles y también con condiciones muy estrictas a la hora de acceder, como la prohibición de niños o mascotas. La Ley de Alquileres se ha planteado para establecer medidas equitativas, sin embargo, al momento de volcar los costos, siempre se condiciona a la parte más débil en la relación contractual. Nueva medida anunciada, la obligatoriedad de registración de contratos de alquiler en AFIP, genera más incertidumbre, lo que deriva en lo que ya conocemos: nuevos aumentos para los inquilinos.

EL MOTOR DE LA ECONOMÍA, ¿FUNCIONA?

Como mencionamos, la pandemia ha impactado de lleno en la actividad económica, dejando graves secuelas en los principales rubros. El sector panadero tuvo que afrontar el mayor golpe durante la pandemia con el aumento desmedido de los principales insumos: la bolsa de harina por 50 kg pasó de $900 a $1265,53. Hoy se mantiene por encima de los $1600. Remarcan desde el sector que el consumo interanual entre 2019 y 2020 descendió un 41% y esto podemos relacionarlo con la recesión económica y la falta de ingresos en las familias, a pesar de ser el pan el alimento que más se consume.

La construcción, que es el principal rubro que determina el estado de la economía de nuestro país, hoy está hiperinflacionaria con un aumento del 71% interanual, siendo los materiales los que vienen en alza todos los meses, mientras los salarios quedan muy por detrás de la inflación.

Y el que sector que se presenta como la base de toda actividad económica tiene que ver con los combustibles. Durante el último año desde Agosto 2019 YPF registró cinco aumentos de manera gradual y durante los dos primeros meses de este año ya llevamos otros cinco aumentos, que continúan programados hasta mayo de manera progresiva. Es quizás este uno de los puntos neurálgicos de la inflación, teniendo en cuenta que en el país todo se mueve por rutas, a ello cabe añadir la características físicas de nuestra provincia, sobre todo la de la región de El Impenetrable chaqueño.

Todas las semanas nos encontramos con nuevos aumentos que varían entre el 1% y el 5%, mientras los ingresos familiares se mantienen estancados, y los diferentes rubros aumentan al ritmo de los combustibles.

UN LLAMADO A REFLEXIONAR Y ACTIVAR LOS MECANISMOS DE CONTROL

No hace falta mucha medición para darse cuenta de la situación en nuestro país, pero ¿En estos momentos quien vela por un derecho de esta magnitud? ¿Quién controla la efectiva aplicación de la ley de Defensa al Consumidor Nº24.240? En la provincia ¿Qué organismo estatal lleva adelante el rol de autoridad de aplicación de esta ley y tiene en mira el cumplimiento de los principios que la misma prevé? Tal vez, sea momento de replantear porque se siguen activando nuevos mecanismos, cuando ya existen y no se ponen en debido funcionamiento.

Estamos hablando del sustento de los ciudadanos. La inflación es un impuesto al esfuerzo y tenemos que encontrar una solución.

Nuestra provincia cuenta con diferentes herramientas que podrían aportar en estos contextos a buscar soluciones acordes a la vida de las familias, es por ejemplo el caso del CONES.

El CON.E.S. es un órgano de planificación estratégica que tiene dentro de

sus objetivos la promoción de la actividad productiva privada, la generación de

empleo, la estimulación del ahorro y la inversión como segmento de desarrollo

financiero. Todos estos son necesarios y claves en el abordaje de las pos

pandemia, donde no solo se deberá preservar la salud sino también cuidar la

economía. No se trata de un objetivo u otro, sino de poder llevar adelante políticas

públicas que tengan la capacidad de abordar ambos: fortalezcan la economía

cuidando la salud, buscando así reducir inequidades existentes con miras a lograr

una sociedad inclusiva.

Nos encontramos ante un panorama muy complejo, donde el Estado ha trabajado en políticas de contención durante la pandemia pero fueron diseñadas de manera puntual para paliar la situación extrema que atravesaba el país. La implementación de la Tarjeta Alimentar, la Asignación Universal por Hijo, la Ley de Góndolas, la vista puesta sobre el impuesto a las ganancias, son algunas de las políticas que se mantienen, pero que no componen un esquema de contención ante el crecimiento de los precios.

Crece la asistencia a comedores escolares y barriales, cierran las pymes, crece el desempleo formal y el informal va en aumento. Son más las familias que hoy eligen instalar un emprendimiento en sus hogares, o retiraron sus negocios del centro y microcentro de la ciudad para llevarlo puertas adentro bajo las nuevas modalidades de ventas online, showroom, entre otras.

Debemos rediseñar la economía a raíz de esta situación que sabemos que es global, pero donde las desigualdades se profundizan sin freno. Instalar órganos de control que puedan monitorear los precios, o a través de un consejo que brinde herramientas técnicas, sociales y económicas para la aplicación de políticas públicas puede ser el comienzo. Regular los costos para cada uno de los eslabones de la cadena de valor, establecer un standard de precios, implementar políticas laborales y de desarrollo para creación de más y mejor trabajo privado que pueda mejorar la calidad de vida de los y las chaqueñas, que garantice los mismos derechos en toda la provincia sin distinción de zonas o distancias.

 No es capital de una gestión u otra a nivel nacional o provincial. Esto trasciende las gestiones pero es la lucha cotidiana de las familias en la provincia.

 

 

Roberto Acosta – Diputado Provincial

Compartir