Recomiendan extremar los cuidados: “El bronceado es un daño que generó el sol en la piel”

La dermatóloga Lía Zini dialogó con CIUDAD TV y brindó algunas recomendaciones sobre los cuidados a tener a la hora de exponer la piel a altas temperaturas. "El bronceado es un daño que generó el sol en la piel; no es saludable", apuntó.

En el marco de la Semana de Concientización de Prevención del Cáncer d Piel, cuya agenda recae en quienes integran la Sociedad Argentina de Dermatología, Lía Zini brindó algunas recomendaciones de vital importancia para el cuidado de la piel, en declaraciones para CIUDAD TV. También invitó a participar de la agenda de actividades que se puede encontrar en la página cancerdepiel.org.ar.

“Principalmente recomendamos tener cuidado con los horarios y evitar la exposición directa al sol desde las 10 y hasta las 16. En el caso de que debamos salir, debemos usar protectores solares, desde factor 30 o 50 en adelante”, aconsejó la especialista y recalcó que es importante volver a aplicarlos cada dos o tres horas de mantenerse expuesto.

También la ropa suelta y el uso de lentes con filtros UB.

“El bronceado es una respuesta al daño que generó el sol en la piel; no es saludable. Cuando uno se quema o broncea significa que la piel estuvo expuesta a esta radiación que se va acumulando en la piel; puede generar aspectos agudos con la insolación o efectos a largo plazo que es el daño solar acumulado y que deviene en la transformación maligna de algunos lunares o el cáncer de piel”.

Se refirió entonces a la regla A-B-C-D-E, como guía a la hora de observar un lunar, para saber cuándo acudir a un dermatólogo:

ASIMETRÍA en alguno de sus ejes

BORDES irregulares.

COLOR variado, no uniforme.

DIÁMETRO mayor de 6 mm.

EVOLUCIÓN. Si detectamos que uno de nuestros lunares cambia.

Compartir