Alberto Fernández despide en La Quiaca a Evo Morales que vuelve a Bolivia

Enfundado en un poncho, y haciendo uso de un barbijo, el Presidente se acercó a saludar a las personas que estuvieron esperando su llegada; más tarde, cenó con Evo quien, a un año de su derrocamiento por el golpe de Estado en Bolivia, este lunes comienza en Jujuy una caravana "de regreso a la Patria".

El presidente Alberto Fernández arribó este domingo por la noche a la ciudad jujeña de La Quiaca – tras participar horas antes de la asunción de Luis Arce – para despedir al exmandatario de Bolivia, Evo Morales, quien regresará a su país después de un año de exilio, y advirtió que “lo más tremendo que pasó en los últimos cuatro años fue la desintegración de América Latina”.

Fernández sostuvo que “Bolivia ha dado un gran paso hoy”. “Estoy feliz por el pueblo boliviano, y mañana Evo volverá a su casa, de donde nunca debió haber salido”, declaró.

El mandatario agradeció a la gente que “pese al clima” esperó durante “tanto tiempo” para saludarlos y renovó su mensaje de que, pese a la pandemia de coronavirus, el país “va a salir y cada vez está más cerca”. “Mientras tanto hay que cuidarnos y ser respetuosos de la enfermedad, que es muy perversa”, añadió el Presidente.

Enfundado en un poncho, y haciendo uso de un barbijo, Fernández se acercó a saludar a las personas que estuvieron esperando su llegada.

La cena con Evo

A su arribo a La Quiaca, Morales fue recibido por Fernández, quien había llegado antes procedente de La Paz. Ambos se juntaron a cenar en el Hotel de Turismo de esa ciudad fronteriza, en compañía de Álvaro García Linera, vice de Evo hasta el golpe de estado del año pasado, y dirigentes y funcionarios argentinos y bolivianos.

La caravana de regreso a Bolivia del líder del MAS fue recibida por una gran cantidad de personas que salieron a la calle a darle la bienvenida. A pesar del frío, muchos se reunieron a vivar a Evo en la puerta del hotel que fue escenario de la cena.

Este lunes, Fernández tiene previsto despedir a las 10 de la mañana a Morales, quien mañana emprenderá una caravana de dos días para arribar el miércoles próximo al Trópico de Cochabamba, su tierra natal, a un año de haber sido forzado a renunciar a la presidencia de su país.

El mandatario reflexionó además que “lo más tremendo que nos pasó en estos 4 años fue la desintegración de América Latina” y el “sometimiento” de la región a “intereses que no son los que los latinoamericanos necesitamos”, por lo que consideró un “gran paso” la victoria de Luis Arce en Bolivia.

Sobre la caravana que emprenderá Morales, Fernández expresó: “Volverá a su casa, que es de donde nunca debería haber salido. Somos muchos los argentinos que lo que queremos y valoramos”.

Tras haber visitado hoy a la dirigente social Milagro Sala en San Salvador de Jujuy, Morales será despedido mañana a las 10:00 por Fernández.

La visita de Morales a Milagro Sala

La dirigente social jujeña recibió a Evo en la puerta de su casa del barrio Cuyaya. “Gracias por su lucha, por su esfuerzo, por resistir. Con ustedes volvimos a resurgir de nuevo como pueblo originario”, le dijo Sala al expresidente.

Y agregó: “Te pido disculpas como jujeña, como coya, como latinoamericana. Desde Jujuy hay muchos que los vamos a apoyar y a estar al lado de ustedes porque son ejemplo de lucha”.

Evo Morales respaldó la lucha de la líder de la Túpac Amaru. “Gracias por tu apoyo y solidaridad. Comparto su lucha. Tarde o temprano llega la Justicia. Mucha fuerza, hermana Milagro. Estamos contigo”, expresó el líder del Movimiento al Socialismo boliviano.

 

Compartir