Colocan al NEA como la región menos afectada comercialmente en la pandemia

Un informe privado señala que las restricciones y el poder de compra explican la diferencia regional en ventas comerciales en el país en este tiempo de pandemia. Se señala a la región del NEA como la menor perjudicada.

De acuerdo a un informe de la consultora IERAL, en lo que va del año, distinguiendo por regiones, se tiene que las más afectadas en ventas comerciales han sido Ciudad y Provincia de Buenos Aires junto con la Patagonia, mientras que el NEA ha resultado el menos perjudicado. Esto es compatible con el grado de restricciones implementadas en cada región, y también con el porcentaje de caída en el poder de compra de su población

Según IERAL, siendo el comercio un sector muy heterogéneo, conviene hacer una primera desagregación. Hubo menor caída en ventas en supermercados, mayor en ventas minoristas, y mucho más fuerte la disminución en centros comerciales

Un indicador de las restricciones vigentes desde marzo es la movilidad de personas a comercio (Google). En todos los casos, se observa que la cuarentena se ha ido flexibilizando, aunque hubo un retroceso en septiembre. Las restricciones han sido menores en almacenes (para comprar alimentos) y farmacias, en comparación a los otros comercios.

Las regiones con mayor pérdida de movilidad han sido Buenos Aires, la Ciudad y la Patagonia, y menos restrictivos han estado en el NEA.

En términos de poder adquisitivo, un indicador clave es la masa salarial privada (formal), neta de inflación, que incluye también la dinámica del empleo. Las regiones más afectadas han sido la Patagonia (con salarios vinculados al petróleo), CABA y Buenos Aires, compatible con el peor desempeño comercial. Pero también se ha visto muy afectada Cuyo, por la fuerte caída del empleo en Mendoza.

Debido a la pandemia, y a la propia dinámica de las variables económicas, el 2020 será un pésimo año para la actividad comercial en la Argentina. Hubo una fuerte caída de ventas apenas implementada la cuarentena (marzo – abril) y luego la recuperación ha sido gradual.

En ese contexto, el desempeño comercial ha sido dispar, afectando inicialmente menos a supermercados y más a comercios minoristas, especialmente en ventas de bienes de consumo durables (textiles).

Perspectivas

“La diferencia regional en ventas comerciales se explica en buena parte por el grado de restricciones (cuarentena) y la dinámica del poder de compra de la población. A medida que va transcurriendo el tiempo, ambos factores no necesariamente seguirán un mismo camino” indica IERAL.

Agregó que lo esperable es una mayor flexibilización, especialmente porque resulta cada vez más difícil tener encerrada a la población (vida social y generar ingresos para vivir), lo cual debiera contribuir a una mayor recuperación comercial.

Por otro lado, no son tan claras las perspectivas del poder de compra de la población. Lo razonable es que, aun con una menor asistencia gubernamental (al ir mermando los efectos perniciosos de la pandemia), lo lógico sería esperar que la recuperación económica se traduzca en mayor empleo y salarios netos de inflación.

Sin embargo, por la falta de ahorro y de financiamiento, la menor producción ha causado una reducción en empleo y en poder adquisitivo de los salarios. Para una recuperación en el mercado laboral, es importante estimular las inversiones.

“Lamentablemente, hay varias noticias y acciones que no las fomentan (brecha cambiaria, toma de terrenos, etc.), lo cual genera la sospecha de si el país va a una economía de menores ingresos. En este caso, no juega a favor de la actividad comercial. Ojalá haya cambios en el buen sentido” acota la consultora.

Para finalizar, se destaca que a nivel regional, pensando en el futuro relativamente inmediato, la mayor recuperación debiera estar asociada a una mayor flexibilización de las restricciones. En este sentido, la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires son las de mayor potencial de corto plazo.

 

* Datos: Jorge Day – Fuente: Fundación Mediterránea