Destacan cómo es el programa del Gobierno para que los desocupados produzcan alimentos

El proyecto PROTAAL -Programa de Promoción del Trabajo, Arraigo y Abastecimiento Local - es una inicitiva de la Secretaría de Agricultura Familiar y consiste en convocar a grupos de desempleados y subocupados de pequeñas ciudades del país para que se conviertan en productores de verduras agroecológicas, pollos, huevos, carne de cerdo y leche. Desde agosto hasta ahora ya fueron armadas 123 propuestas y 30 ya están casi terminadas.

La Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación está proponiendo en las pequeñas ciudades del país – y probando en algunos municipios del Conurbano – un modelo de producción local de alimentos con creación de trabajo. Consiste en convocar a grupos de desocupados y subocupados de la comunidad para que se conviertan en productores de verduras agroecológicas, pollos, huevos, carne de cerdo y leche.

El programa se basa en una experiencia realizada en Daireaux, municipio de la provincia de Buenos Aires, donde esta política – planificada por el Estado y con participación de las organizaciones sociales -, fue, en los últimos cinco años, la principal generadora de puestos de trabajo. En la mayoría de las localidades del interior faltan productores locales de alimentos frescos. Por eso hay una franja, un espacio no cubierto, en el que la Secretaría cree posible avanzar, si los estados municipales aportan sostén y acompañamiento.

Miguel Angel Gómez cuenta que eligieron replicar el camino hecho en Daireaux “por los resultados que obtuvo”. Militante del Frente Agrario Evita, Gómez es hoy el secretario de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y uno de los funcionarios que tomaron la decisión de ampliar el modelo, de llevarlo a nivel nacional.

“Creemos en el proceso. Tiene mucho de lo que las organizaciones de la agricultura familiar venimos proponiendo”, define. Cuenta también que antes de llegar a su cargo en el gobierno nacional, había viajado los 500 kilómetros que separan aquella localidad de la Ciudad de Buenos Aires para conocer cómo habían trabajado.

PROTAAL – Programa de Promoción del Trabajo, Arraigo y Abastecimiento Local

Está pensado para localidades del interior con menos de 55 mil habitantes, aunque luego se agregó el conurbano.

El programa fijó como condición no utilizar agroquímicos. Las huertas son agroecológicas, y en el caso de la producción de huevos, las ponedoras son de piso, no usan jaulas.

En cuanto a los medios de producción, no son de propiedad de los productores, sino de las Cooperativas, y quedan para ellas en caso de que alguien se retire. De manera que el esfuerzo del estado – que financia y acompaña el proceso – no se pierde y el puesto de trabajo creado puede ser ocupado por otra persona.

El Protaal quiere hacer base en los municipios. Les pide a los intendentes que aporten equipos técnicos, como un tutor para cada quinta o unidad productiva. “Si el intendente lo dispone, también puede aportar presupuesto. No son grandes inversiones, estamos hablando de alrededor del 3 por ciento del gasto municipal, pero que dan a la ciudad desarrollo económico con trabajo”.

“En esto, la palabra clave es arraigo”, agrega por otra parte el secretario de Agricultura Familiar. Alude así a que es una política destinada a los desocupados de cada localidad, no de repoblación – un debate presente en todas las organizaciones sociales por la pandemia -. Gomez dice que ve en los intendentes “mucho interés”. Desde agosto, la fecha de largada, hasta hoy fueron armadas 123 propuestas. Treinta de ellas están terminando el circuito para ser implementadas.

La experiencia de Daireaux es que hasta consolidarse, hay bastante recambios en las huertas, aunque menos en la producción de pollos y huevos. En cuanto a la inversión, los cálculos hechos en base a los resultados obtenidos hasta ahora sirven para darse una idea de la inversión necesaria. Marcan, por ejemplo, que en la producción de huevos es necesario tener 400 gallinas para alcanzar un salario mínimo, o criar 500 pollos. Y para producir hortalizas, contar con 400 metros cuadrados cubiertos o 2500 a cielo abierto.

Los productores producen cada uno de por sí. Luego llevan su producción a un encargado de comercialización de la cooperativa, que la pesa y les da un remito, junta toda la producción y la vende. Finalmente, descontado un 20 por ciento para los gastos generales, cada productor cobra de acuerdo a lo que produjo.

Con ese sistema, en Daireaux el municipio tiene Cooperativas hortícolas, de engorde de porcinos, una planta de producción de alimento balanceado, criaderos de pollos, una faenadora municipal, Cooperativas de producción de huevos y una red de comercialización.

 

VIApagina12.com.ar
Compartir