“O abrimos todos o cerramos todos”: la queja del dueño de un bar que quedó afuera de la cautelar

Los dichos corresponden a Marcelo Sandoval, dueño del “Carpo Bar”. Sandoval es uno de los propietarios de pubs que quedaron afuera de la medida cautelar que habilitó a un grupo reducido de comercios gastronómicos a eludir las restricciones horarias impuestas por la pandemia. “Es injusto que haya gente que pueda pagar un abogado y pueda trabajar”, se quejó.

El juez, Jorge Sinkovich, hizo lugar a una medida cautelar innovativa presentada por los propietarios de un grupo de bares de Resistencia en el marco de la pandemia por coronavirus. El magistrado autorizó a que El Barcito, Los Campeones, Olegario, Lío, Mood, Bronx, Barren, La Biela, Mosto, Nebraska, Cual, Barsa, Conejo Negro y Harrison puedan sortear las restricciones horarias dispuestas por el gobierno provincial.

Esta medida provocó la queja de aquellos locales gastronómicos que no están incluidos en esta medida judicial y que actualmente no pueden atender más allá de las 21. Marcelo Sandoval, de El Carpo Bar, reconoció que esta situación es particularmente injusta para los comercios que no pueden afrontar el costo de un abogado.

“No me parece muy justo que haya gente que pueda pagar un abogado y pueda trabajar”, sostuvo en declaraciones a Radio Provincia. “A nosotros no nos da el cuero para eso. Estamos endeudado con el alquiler, el agua, luz y hasta internet. Pagamos todo atrasado. Creo que tendría que ser igual para todos. O cerramos todos a cierta hora o abrimos todos”, añadió.

“Es increíble el respeto que hay en el ambiente del rock con respecto al distanciamiento social”, destacó Sandoval. “Nunca se llenó el bar. Nunca hubo gente parada dando vueltas. Yo pasé por otros lugares que era impresionante la cantidad de gente. Y esas son las cosas que hacen que terminemos pagando nosotros que tenemos cinco mesitas afuera”, remarcó.

Nota relacionada 

Un juez ordenó al Gobierno habilitar la apertura de bares de Resistencia sin limitación horaria

Compartir