Carlos Paz y una temporada diferente: ¿Cómo será y quiénes podrán visitarla?

La ciudad de Carlos Paz tendrá una temporada atípica, marcada a fuego por la pandemia de coronavirus que arrojó un millón de contagios en la Argentina. Habrá un estricto protocolo sanitario, pero trascendió que se habilitarán hoteles, establecimientos gastronómicos y que también funcionarían - con algunas restricciones - los teatros y boliches.

Reloj CuCu, emblema de Villa Carlos Paz.

Se implementará una aplicación llamada CUIDAR Verano, donde se consignarán datos de cada viajero. Los turistas que visiten la ciudad, tendrán que completar un formulario a partir del cual las diferentes administraciones locales autorizarán su ingreso a los municipios.

Se tendrán que cargar cuántos días y con quiénes se pretende pasar las vacaciones; en qué municipio y en qué alojamiento y acompañarla de alguna constancia del hotel o la vivienda donde se alojarán. Luego, se enviará a los municipios para que corroboren la información y se otorgue la autorización, que permitirá circular e ingresar al lugar de veraneo.

El 1 de enero se reabre el turismo, pero Córdoba apunta a diciembre
También se implementará un seguro COVID-19 y desde el Ministerio de Obras Publicas y el Ministerio de Salud de la Nación se trabajara sobre 13 puntos sanitarios modulares ubicados en Punilla, Calamuchita y Traslasierra, como también espacios para hacer diagnóstico y testeo de los visitantes.

Asimismo, se pondrá en función un sitio web para que el turista pueda informarse sobre los diferentes destinos y la situación epidemiológica en cada uno de ellos, capacidad sanitaria y rutas de acceso.

La Secretaría de Turismo y Deportes avanza sobre un protocolo específico para cada rubro con respaldo de la Agencia Córdoba Turismo y el Centro de Operaciones de Emergencias y las principales incógnitas, pasan por regular el movimiento en los balnearios y paradores, la actividad nocturna y los espectáculos en espacios cerrados.

Podrán ingresar a la ciudad viajeros que no tengan síntomas compatibles con el virus, ni que se encuentren dentro del período de cuarentena o hayan tenido contacto estrecho (durante los días previos al viaje) con algún caso positivo.

No obstante, se adelantó que será un verano diferente, de alcohol en gel y barbijo, y sin el movimiento de gente que caracteriza cada temporada. Habrá restricciones en la peatonal carlospacense (para evitar que se convierta en una marea humana como ocurre cada enero y febrero), controles en los accesos y todo un sistema para hacer frente a la atención sanitaria.