Elecciones en Bolivia 2020: un demorado boca de urna otorgó el triunfo de Luis Arce en primera vuelta

El recuento del Tribunal Supremo Electoral estaba sugestivamente lento, sin aportar datos. Desde Buenos Aires, Evo Morales celebró: "hemos recuperado la democracia". Arce se imponía con el 52 por ciento de los votos, frente al 31,5 por ciento de Carlos Mesa. Las consultoras privadas también dan ganador al MAS en primera vuelta.

La consultora Unitel difundió esta madrugada, poco después de que el MAS se asumiera como ganador de las elecciones presidenciales de ayer, sus sondeos en boca de urna en los que el candidato masista, Luis Arce, aparece ganando en primera vuelta con un 52,4% de los votos, seguido por el candidato de Conciencia Ciudadana, Luis Arce, con el 31,4%, de los sufragios.

En un clima de fuerte incertidumbre y a cinco horas del cierre de los comicios, las primeras encuestas a boca de urna dieron como resultado una paliza del Movimiento al Socialismo (MAS) en Bolivia. El canal Unitel dio a conocer lo que hasta ese momento era sólo un rumor: una paliza de Luis Arce con el 52 por ciento de los votos, frente al 31,5 por ciento de Carlos Mesa, su principal contrincante.

En paralelo y en un demorado recuento oficial de votos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) apenas había relevado el cuatro por ciento de las actas oficiales. Los sondeos que siempre se dan a conocer a partir de las 20 horas de Bolivia (21 de Argentina) brillaron por su ausencia durante varias horas, lo que generó suspicacias y un gran malestar de los votantes en las redes sociales.

Por la noche del domingo, el TSE pedía “paciencia” para esperar los resultados mientras los primeros resultados del recuento del MAS daban, extraoficialmente, una victoria de Arce en primera vuelta. Esa información fue confirmada cerca de la una de la madrugada por el expresidente Evo Morales en conferencia de prensa desde Buenos Aires.

En una jornada en general sin inconvenientes, aunque siempre tensa debido al cinematográfico despliegue policial y militar del gobierno de facto, los bolivianos esperaban irse a dormir conociendo a su nuevo presidente a casi un año del golpe de Estado perpetrado contra Evo Morales. Aunque ahora restará la confirmación del TSE en un recuento que llevará días, la tendencia parece irreversible.

VIApagina12.com.ar/Télam
Compartir