Encuentros desde Casa, Karaí Octubre: edición federal del ciclo de cultura y gastronomía

Durante el mes de octubre el Instituto de Cultura propone revisitar la tradición de Karaí con ediciones especiales del ciclo Encuentros desde Casa, creado en articulación con Chaco TV, el Instituto de Turismo y bares culturales de toda la provincia, para el disfrute de contenidos culturales y gastronómicos desde los hogares, en el marco la Cultura del Cuidado.

Forma parte de la extensa grilla de propuestas Desde Casa, y del programa Impulsar Cultura que promueve el fortalecimiento de las economías culturales locales y regionales.

Esta edición del ciclo tendrá un espíritu federal, llegando a varias localidades como ser la Isla del Cerrito, Colonia Benítez, Barranqueras y Resistencia, y propondrá recrear la tradición del mítico Karaí Octubre, a través no sólo de la abundancia gastronómica sino también llenando la mesa de propuestas artísticas, para alejar al karaí y atraer la abundancia.

El itinerario iniciará este 3 de octubre a las 21.30, con el primer Encuentro desde Casa, desde Resistencia, y continuará durante todos los sábados de este mes, por distintas localidades del interior provincial.

La velada podrá seguirse a través de las redes sociales @chacocultura (Instagram) e @Instituto de Cultura Chaco (Facebook) y el canal Chaco TV.

 

Karaí Octubre, duende al que le atrae la pobreza

Terminan las heladas, florecen los lapachos y se comienza a plantar en la región guaraní. No hay frutos en el monte y al salir del invierno los animales están flacos, escasean los alimentos.

El Karaí Octubre, duende al que le atrae la pobreza, recorre los hogares tratando de quedarse en los que hay pocos alimentos, condenando a sus habitantes a seguir así. Por eso, ese día se lo espanta con un Yopará suculento, un guiso con productos que se pueden almacenar como porotos, maíz y otros ingredientes, demostrando el carácter previsor que aleja las carencias.

Este Mito guaraní, aún vigente en la cultura de la región, enseña el valor del trabajo, la previsión y el acto de compartir la abundancia. “…En realidad es un duende inspector, porque el primero de octubre desde la madrugada recorre los caminos de los poblados mirando casa por casa si en sus sementeras guardaron comida suficiente para la difícil época…”, decía Ertivio Acosta.

El guaraní no veía mejor manera de contrarrestar esta miseria que con una gran comilona y danzando su Dios Tupá para que aleje la pobreza. Los españoles, al convivir con los guaraníes, también adoptaron la tradición.

En palabras del escritor y periodista Franklin Rúveda “…Cada día al final de septiembre, en el campo era vieja costumbre, cocinar alimentos sin pausa, atizar sin sosiego la lumbre y colmar sin sosiego vasijas con yeti, mandió y manduví y con ollas de locro y quibebe y con miel, almidón y popí. No debían existir recipientes sin agua, sino llenos de ella, por si Karai octubre al campo tornaba, abundancia debía encontrar…” (Karaí Octubre, Franklin Rúveda (1914-1982).

Otra de las costumbres era levantarse temprano con un arreador en mano y pegar en todos los rincones de la casa diciendo: “Para que se retire karaí octubre de esta casa”, o bien dejar comida en la puerta de las casas para que el que pasara por allí se la llevara. De ahí que, en todas las casas, cada primero de octubre, no falte el puchero bien servido. De esa forma la conciencia de toda la familia quedará tranquila por el resto del año. En cambio aquellos que se resistan y mezquinen la comida de ese día tendrán que convivir con el hambre por el resto del año. El premio es para los previsores. El castigo, para los haraganes.

 

Compartir