Pobladores construyeron corrales para facilitar el apareamiento de yaguaretés en el Parque El Impenetrable

La Administración de Parques Nacionales (APN), el gobierno de la Provincia del Chaco y la Fundación Rewilding Argentina concluyeron la etapa de construcción del complejo de corrales en el Parque Nacional El Impenetrable, mediante los cuales se intentará cruzar a los yaguaretés Qaramta, un macho silvestre, y Tania, una hembra de cautiverio. Los trabajos fueron realizados por un grupo de pobladores locales de los parajes aledaños al parque nacional, consolidando así un importante proceso conjunto y articulado en el territorio.

Qaramta es uno de los últimos ejemplares de yaguareté (Panthera onca) de la región chaqueña argentina, donde se estima que sobreviven menos de 20 ejemplares. Es, además, el único que actualmente se monitorea con tecnología satelital. Este ejemplar fue registrado por primera vez en septiembre de 2019 por guardaparques del área protegida. A partir de esta acción se dio inicio a la planificación de los trabajos necesarios para la recuperación de la especie en base a este ejemplar. Para ello, se trasladó al parque nacional chaqueño una hembra proveniente del Centro de Reintroducción de Yaguareté ubicado en el Parque Nacional Iberá, en Corrientes, con el objetivo de cruzarla con Qaramta, informó la intendencia del Parque Nacional El Impenetrable.

El intendente del Parque Nacional El Impenetrable, Leonardo Juber, expresó que el yaguareté es una de las especies claves de la región y su situación en el Chaco es crítica, pero la creación del parque nacional en el año 2014 sentó las bases para poder comenzar con su recuperación”. La tarea no es sencilla, ya que nunca antes se intentó cruzar a un macho silvestre con una hembra de cautiverio. Según Sebastián Di Martino, director de Conservación de la Fundación Rewilding Argentina, “es un proceso que va a demorar varios meses”.

El objetivo será lograr que Qaramta ingrese a un enorme corral de 15 mil metros cuadrados atraído por Tania, que permanece desde el martes pasado en un corral aledaño y más pequeño con este fin. Al macho se le permitirá ingresar y salir del corral repetidas veces durante varios días para que se sienta tranquilo hasta que finalmente una puerta se cierre y este quede confinado temporalmente allí. Cuando esto suceda, se liberará a Tania en el mismo corral para que puedan estar juntos e intentar la cópula. Una vez concluido el período de celo de Tania, ella pasará nuevamente al corral más pequeño y Qaramta recuperará su libertad. Este proceso deberá reiterarse en varias oportunidades cada vez que Tania entre en celo, lo que sucede cada 35 días aproximadamente.

En relación a las acciones articuladas llevadas a cabo para el desarrollo de este proceso, Juber destacó el involucramiento de la provincia del Chaco y de las comunidades locales en la conservación del yaguareté: “La conservación de un depredador tope sólo es posible si existe un compromiso de la sociedad y la decisión de convivir en forma armoniosa entre las personas y la vida silvestre”.

Las expectativas ahora están centradas en que Qaramta se acerque e ingrese al gran corral. Si esto no sucede, la operación será intentada nuevamente en poco más de un mes. Si todo ocurre según lo esperado, en un tiempo Tania quedará preñada y nacerán las crías de Qaramta, lo que contribuirá a mantener vivo su linaje en la región chaqueña. De esta manera, se dio un paso trascendental para la recuperación del tigre criollo en el Chaco argentino.

Finalmente, es importante señalar que dada la situación de extraordinaria vulnerabilidad que atraviesa la especie en el Chaco, aún sometida a diversas amenazas de conservación como la pérdida de hábitat y la caza furtiva, resulta necesario acudir a este tipo de medidas drásticas en pos de intentar preservar los genes de un macho silvestre a través de grandes inversiones y esfuerzos fuera de lo común con el fin de salvar a la especie. Aún así, no debe perderse de vista que la única forma real y efectiva para asegurar la permanencia en el largo plazo de esta y otras especies en la región es la recuperación y protección de los ambientes naturales, a la par de la búsqueda de alternativas productivas amigables con el ambiente.

Compartir