El aporte extraordinario gravará los depósitos y recaudará $300.000 M

Al incorporar bienes que antes estaban exentos, la base imponible del nuevo tributo llegará al 41% del PBI, a pesar de que lo pagarán menos de 10.000 personas.

Pesos argentinos.

El proyecto para gravar por única vez con un impuesto extraordinario a las grandes fortunas, que acaba de obtener dictamen en Diputados, permitirá recaudar el doble de lo que se prevé para los Bienes Personales, a partir de la incorporación de nuevos bienes como los depósitos o los títulos públicos, que hasta ahora estaban exentos. A partir de ahí, se gravará una masa de riqueza equivalente al 41,1% del PBI que está en manos de las 10.000 personas más ricas del país.

Así se desprende de las estimaciones que hizo la AFIP sobre el proyecto de ley, por medio del cual se esperan que ingresen a las arcas estatales entre $272.490 millones y $307.898 millones, lo que representa entre un 1% y un 1,1% del PBI, de acuerdo a un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Esto implica cerca del doble en relación a la recaudación prevista por Bienes Personales en 2020 y 2021, que llegaría a $153.025 millones y $173.494 millones, respectivamente (0,5% del PBI), según se desprende de la “ley de leyes” enviada al poder legislativo.

Lo cierto es que, según la OPC, la base imponible del nuevo impuesto será de $8.856.961 millones (41,1% del PIB), 4 veces superior a la de BBPP, dado que se incorporan principalmente depósitos bancarios, títulos públicos e inmuebles rurales.

A partir de ahí, se establece un régimen de alícuotas de siete escalones que va del 2% al 3,5% sobre el excedente de $200 millones y $3.000 millones para los de la escala más baja y más larga en cada caso, más una suma fija que va de los $4 millones hasta $88,5 millones para el tramo más acaudalado. Sin embargo, las tasas se incrementan notoriamente si los bienes se encuentran en el exterior, con un máximo de 5,25%.

La AFIP calculó que de esta manera quedarán alcanzados entre 7.438 y 9.298 contribuyentes ubicados en la cima de la pirámide de ingresos, con un margen de error explicado por la menor presentación de Declaraciones Juradas producto de la pandemia de Covid-19. El aporte solidario de cada uno de ellos sería en promedio de unos $33 millones.

El informe de la OPC destaca que entre 2018 y 2019 se habría producido “un significativo aumento de la cantidad de personas humanas con un total de bienes superior a los $200 millones”, al pasar de 2.960 que hubieran estado alcanzados hace dos años a 9.298.

La base imponible de este nuevo gravamen alcanzaría los $8.856.961 millones, un 403% más en relación a Bienes Personales, no sólo por la devaluación y la revaluación de activos, sino principalmente por la incorporación de bienes anteriormente exceptuados como los títulos públicos y, fundamentalmente, los depósitos, explicó la OPC.

VIAbaenegocios.com
Compartir