Los focos de los incendios están controlados, pero siguen devorando las sierras cordobesas

Debido a la intensa sequía y las altas temperaturas, se viven jornadas infernales en las sierras del Valle de Punilla. Los Bomberos Voluntarios se encuentran combatiendo los focos que permanecen activos en Carlos Paz, Las Jarillas y la Pampa de Olaen con la ayuda de cientos de vecinos.

Horas críticas de vivieron anoche en la zona de Villa Independencia, el Centro de Inquilinos y Sol y Río, donde las llamas llegaron a estar muy cerca de las viviendas y se levantaron cortafuegos y barricadas para intentar detener el avance del frente proveniente de Bosque Alegre.

La comunión entre los bomberos, el personal policial, los integrantes del área Seguridad VCP y los habitantes de la zona, regaló postales increíbles de solidaridad y encuentro en medio de la pandemia.

Codo a codo, con ingenio y mucho compromiso, el principal esfuerzo se hizo para contener el foco que avanzaba alimentado por el fuerte viento en una zona de monte espeso y quebradas.

La lucha contra las llamas continuará durante toda la noche y mañana, volverán a operar los aviones hidrantes del Plan Provincial de Manejo del Fuego. El incendio está controlado, pero llegó a escasos cincuenta metros de algunas propiedades.

En tanto, en Las Jarillas y Bosque Alegre, ayer a la tarde, cientos de hectáreas fueron devoradas por el fuego y lo mismo ocurrió en la Pampa de Olaen.