Paro nacional de la docencia universitaria por el deterioro salarial

Frente al deterioro salarial y sin que se le reconozcan gastos por la virtualidad educativa, la docencia universitaria va a Paro Nacional el lunes 28 de septiembre, con desconexión y suspensión total de actividades.

Más de 100 delegadxs de las distintas asociaciones de base que conforman la federación CONADU Histórica –entre ellas, Adiunne– resolvieron convocar a la docencia universitaria y preuniversitaria a un paro nacional de actividades, con apagón virtual o desconexión y acciones de visibilización para el próximo lunes 28 de septiembre.

En el Congreso Extraordinario celebrado virtualmente el lunes 21 se acordó reclamar de este modo una urgente recomposición salarial, el reconocimiento de gastos ocasionados por la enseñanza virtual desde los hogares, la estabilidad de las y los docentes interinos y contratados, en defensa de las obras sociales universitarias y por mayor presupuesto para las Universidades Públicas.

“Desde el inicio de la pandemia en marzo, hace ya más de seis meses, la docencia cargó sobre sus hombros la continuidad de la enseñanza a más de un millón setecientos mil estudiantes, desde nuestras casas, con nuestras familias en aislamiento y con nuestras propias herramientas tecnológicas y recursos económicos, mientras las universidades se mantienen cerradas desde entonces”, señala un comunicado de Adiunne.

En ese sentido, describe que “hoy, ya en el segundo cuatrimestre y habiendo tomado exámenes de manera virtual, continuamos enseñando con un enorme esfuerzo, que implica la sobrecarga de trabajo que se produce en la enseñanza virtual o remota, y un aumento de gastos en conectividad y herramientas, que no es suficientemente reconocido ni por las autoridades universitarias ni por el Ministerio de Educación de la Nación”.

“La paritaria salarial venció en junio de este año y pasados ya casi tres meses se agrava el deterioro de los salarios por la inflación. Reclamamos en forma urgente una recomposición de los salarios por lo menos para compensar la pérdida del poder adquisitivo ante el avance inflacionario”, subrayan.

Por último, reclaman “al Consejo de Rectorxs el pago en reconocimiento de gastos que ya se aprobó en las Universidades de Patagonia Austral y Luján para todas las universidades nacionales, como así también la estabilidad laboral con el ingreso a carrera docente de los docentes interinos y contratados y el pago de salarios a docentes ah honorem y adscriptos”.

La crisis sanitaria es el principal problema del pueblo argentino y en el cuidado de la salud deben priorizarse las políticas públicas que enfrenten a los sectores económicos concentrados. Es imprescindible un auxilio presupuestario para las obras sociales universitarias, cuya crisis económica es cada vez mayor.

Insistimos con la necesidad de que se exijan mayores esfuerzos a quienes se han enriquecido en estos últimos años para no seguir descargando la crisis sobre la clase trabajadora y el pueblo. Por ello acompañamos medidas como el impuesto a las grandes fortunas para que de allí se obtengan los fondos necesarios para las urgencias de las mayorías sociales.

Además, la Federación se pronuncia en apoyo a la protesta de las trabajadoras y trabajadores de la salud -repudiando la represión de la policía metropolitana- y de todos los sectores en lucha, y se declaró en sesión permanente para seguir el estado de situación de la docencia universitaria y preuniversitaria.

Compartir