Córdoba: Punilla cercado por el fuego, combaten dos grandes incendios

El Valle de Punilla se encuentra cercado por dos grandes incendios que se registran tanto al norte del departamento como en la zona sur y que están devorando grandes extensiones de monte serrano. Los bomberos voluntarios tienen una difícil tarea en medio de condiciones climáticas que no resultan favorables, como la intensa sequía imperante en la región, las fuertes ráfagas de viento y las altas temperaturas.

Entre La Cumbre y Villa Giardino, se desató en la mañana de este martes un foco que rápidamente fue alcanzando importante dimensiones y que amenaza varias viviendas y complejos de cabañas en la zona de Los Quimbaletes.

La situación es preocupante, se movilizaron varias unidades pesadas y autobombas de distintos municipios y no se descartan evacuaciones. El fuego comenzó a avanzar con mayor intensidad cuando dejaron de operar los aviones hidrantes, luego que las llamas ingresaran a zona de pista y más de cuarenta bomberos hacen un esfuerzo sobrehumano para combatir el frente.

En la zona sur, permanece activo el incendio desatado entre Carlos Paz y San Antonio de Arredondo que (debido al viento) se mueve en distintas direcciones. Por momentos, el foco se dirigía hacia el noviciado franciscano de las Hermanas Benedictinas y Las Jarillas, la zona de Falda del Carmen y las inmediaciones de la estación de la CONAE.

Más de 150 bomberos trabajan en el lugar y el Centro de Operaciones se instaló en el triángulo cercano al camino a Las Jarillas y el Puente San Antonio, donde se está coordinando el dispositivo con los aviones hidrantes e helicópteros.

La Policía Caminera recomienda circular con precaución por la Ruta Provincial 34 (Camino de las Altas Cumbres) debido a la presencia de humo en el sector, a causa de un incendio en la zona de Las Jarillas.

Nuevo foco cerca de Mina Clavero

Asimismo, se desató un nuevo foco de incendio en Los Morteritos, jurisdicción de Mina Clavero, donde ya hay 6 personas evacuadas por riesgo de interfase, que fueron trasladadas a la Comuna de Panaholma. Trabajan en el lugar, 35 bomberos voluntarios y un avión hidrante.