La salud ya no es la principal preocupación de los argentinos, según una encuesta

En plena pandemia, la salud pasó a un cuarto lugar. La mayoría cree que la Argentina va “en dirección incorrecta”. Baja el apoyo a Alberto Fernández y hay una mayor percepción de "división" en el país.

Foto: Jorge Tello

A medida que transcurren los meses desde la declaración de la pandemia de COVID-19 en marzo pasado, las preocupaciones de los argentinos se fueron modificando. Ahora toman mayor presencia los temas económicos y sociales.

Según el último informe de la consultora Zuban-Córdoba y Asociados, el desempleo, la inflación y la inseguridad se posicionaron al tope del ranking, dejando en un cuarto lugar a la salud, aún cuando la pandemia no terminó ni apareció la vacuna anti-COVID-19.

Con ese listado, también se incrementaron las críticas al Gobierno nacional. La mitad de los encuestados creen que el país va “en la dirección incorrecta”. A la par, baja la imagen positiva del presidente Alberto Fernández y el porcentaje de aprobación a su gestión. Aunque en ambos ítems, sigue siendo mayoría la que lo apoya.

Capítulo aparte del trabajo de la consultora mereció “la grieta”, planteada bajo la pregunta respecto a cuán unidos estamos los argentinos. Los políticos, en este ítem, vuelve a ser los “culpables” de la profundización de la “grieta”.

Finalmente se conocieron detalles de la percepción sobre el COVID-19, las medidas de prevención y la cuarentena. Algunas de las posiciones merecen un replanteo del mensaje del Gobierno sobre la pandemia como una reflexión del conjunto de la sociedad.

Valoración del Gobierno

En diálogo con el programa “Aire de Sábado” por FM de las Misiones 89.3, el politólogo e investigador Nicolás Bertone (de Zuban-Córdoba y Asociados) analizó los resultados del relevamiento realizado a mediados de septiembre entre 1.200 personas consultadas en conglomerados urbanos de las 24 jurisdicciones, con un 95% de nivel de confianza.

En ese sentido “la aprobación de gestión es una variable de apoyos o consensos que logra el Gobierno. El 52,9% de los consultados lo apoya, aunque en la línea histórica viene cayendo constantemente 5 puntos desde hace cuatro meses su nivel de aprobación. Había subido al inicio de la pandemia, cuando se había mostrado como un Gobierno que gestionaba y controlaba la agenda pública en la temática. Hoy por hoy en diferentes temas, no sólo los referidos a la pandemia sino en otros de la economía, van socavando la imagen al no estar manejando la agenda. Hoy es un Gobierno que no logra explicar o argumentar a los votantes temas como Vicentín o la reforma judicial”, explicó Bertone.

Después, “hay un 48% que volvería a apoyar al Gobierno en las próximas elecciones pero, cuando se le pregunta si vamos en la dirección correcta, solamente un 39% lo asevera. Hay un 10% solamente que duda sobre cómo posicionarse. Incluso las buenas medidas como el acuerdo con los bonistas, no ha tenido la dimensión esperada en la agenda pública por lo que significaba. Hoy la agenda la tiene el dólar ahorrista”.

Respecto al camino correcto o incorrecto del Gobierno, en mayo un 58,3% decía que iba bien hasta bajar al 39,5% de septiembre. En la vereda opuesta, los que consideran que Argentina va por el camino equivocado pasaron del 27,1% en mayo al 50% de septiembre.

Al analizar el apoyo a la gestión del Frente de Todos, en julio era del 58% para bajar al 48,8% de septiembre. Los descontentos crecieron del 35,2% en julio al 45,1% del mes en curso.

Los problemas argentinos

Explicó Bertone que “ni la salud ni la cuarentena figuran entre los temas más graves a solucionar. Los problemas de la salud están como aceptados y como parte de esta nueva normalidad. Los que sí emergen son los temas económicos y sociales que son consecuencia de esta pandemia, como el miedo a perder el empleo, el cierre de comercios y pequeñas industrias, más allá de los esfuerzos que pueda estar haciendo el Gobierno en materia económica o tributaria para estos sectores”.

El argentino tiene tres problemas principales en su vida diaria, entre los consultados: desempleo, inflación e inseguridad. Al respecto Nicolás Bertone explicó que en el trabajo publicado esas preocupaciones “se ven reflejadas en problemas de gravedad que se necesitan resolver, donde aparecen el desempleo; y la pobreza cuando se menciona que vamos camino al 50% de las familias que estará bajo esa línea y se necesita una visión social mucho más integrada porque se está viendo que la pandemia la está agravando”.

Después “aparecen la violencia y la inseguridad, temas que son tratados por los grandes medios de comunicación y lugares donde los gobiernos son más débiles si se tiene en cuenta la problemática de la policía bonaerense frente a Olivos”, opinó el politólogo cordobés.

En el listado de los temas más graves que requieren medidas siguen en orden de aparición la salud, la corrupción, la educación, el endeudamientos, la grieta y finalmente la cuarentena.

Representaciones políticas

Cuando se preguntó con qué espacio políticos se sienten representados, los participantes del sondeo de Zuban-Córdoba respondieron por el peronismo (22,5%); el kirchnerismo (12,6%); Cambiemos (12,4%); radicalismo (9,2%); Libertarios (3,5%); PRO (2,8%) y FIT (1,6%). Sin embargo, una mayoría optó por la opción “ninguno” en un 26,7%.

En un capítulo del informe de la consultora se habló de la unión de los argentinos. Para Nicolás Bertone, “las identidades partidarias funcionan muy claramente en la grieta”.

La pregunta hecha en la encuesta “fue en base al lema del Gobierno que es ‘Argentina Unida’, su principal propuesta de valores de gestión.

Solamente el 30,9% considera que estamos mucho más unidos o más unidos que antes de la pandemia, que es cuando se introdujo el lema. Un 62% considera que estamos mucho más o más desunidos. Hay un desfasaje entre la propuesta del Gobierno de construir consensos y la percepción de la realidad que tiene la gente, por lo tanto deberá hacer una construcción política diferente para sostener esa intención de mensaje”.

Cuando preguntaron quién o qué divide a los argentinos “el Top 3 son los discursos políticos, la Justicia y los medios de comunicación. Los que votaron a Macri o a Fernández se dividen sobre las responsabilidades. Los de Alberto consideran que ensanchan la grieta los políticos, los medios de comunicación y los periodistas. Acá vemos cómo influye el ‘Clarín miente’ que viene de la identidad de Néstor Kirchner cuando inventó esa frase. Para los de Macri son los políticos del kirchnerismo-peronismo, la Justicia y los movimientos sociales, una mirada completamente distinta ya que los medios de comunicación no son parte de la división”, dijo.

 

FuentePrimera Edición
Compartir